Juan Pablo Cervantes, el paratleta que vuela con sus brazos