Ramón Valdiosera y el rosa mexicano: la imaginación desbordada