Ola de calor en Tokio pone a prueba la tecnología de los juegos