Alejandra Orozco y Gabriela Agúndez, las orgullosas clavadistas mexicanas