YouTube, Netflix y Amazon, las páginas más contaminantes