Cleveland, el equipo de beisbol que decidió dejar atrás su pasado racista