El cambio climático ahoga al mundo entre calor y tormentas