Mente y cerebro, ¿son iguales?