El sube y baja de Bitcoin: un juego de gobiernos y magnates