¿Viviremos para siempre? La respuesta es no, te contamos por qué