Covid-19 disparó la mortalidad de mujeres embarazadas