¿Es justo?: bitcoin y su consumo energético