Datos biométricos, ¿es seguro dárselos al gobierno?