Innovación, emprendimiento y sustentabilidad: los beneficios de no separarlos