Las cicatrices psicológicas de la Covid-19 y el miedo de volverse a contagiar