El sueño que reveló la estructura de la molécula de benceno