¿Cómo te puedes convertir en inversionista? Con menos de lo que te cuesta tu café