El riesgo de trombos es mayor por Covid-19 que por vacunas