Murió Felipe de Edimburgo, el duque que caminó siempre un paso atrás de la reina