salud en mexico
Te explicamos cómo están las cifras de salud en México. (Foto: iStock)

El 7 de abril se celebra en todo el mundo el Día Mundial de la Salud, que tienen como finalidad recordar que no toda la población tiene acceso a los mismos servicios.

Según explica la Organización Mundial de la Salud (OMS), la pandemia por Covid-19 ha puesto de manifiesto que algunas personas pueden llevar una vida más sana y tener mejor acceso a los servicios de salud que otras, debido enteramente a las condiciones en las que nacen, crecen, viven, trabajan y envejecen. Te contamos qué pasa en nuestro país.

salud en México
Fuente: OCDE / Arte: Tec Review

Recomendamos: Las consecuencias para los investigadores (y la ciencia) de la pérdida de apoyo

Las cifras de salud en México

De acuerdo con cifras de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México se encuentra en niveles bajos de consumo de alcohol y tabaco que el promedio de los países.

En el documento Panorama de la Salud: Latinoamérica y el Caribe 2020, esta Organización advierte que el consumo de alcohol es un factor de riesgo importante para la carga de enfermedad, tanto en términos de mortalidad como de morbilidad y se ha relacionado con numerosos resultados sanitarios y sociales negativos, incluyendo más de 200 enfermedades y lesiones como el cáncer, derrames cerebrales y la cirrosis hepática.

Según las últimas cifras, en México se consumen un poco más de cuatro litros entre la población de 15 años o más, a diferencia –por ejemplo– de Uruguay, quien encabeza la lista con 11 litros por persona.

También, se estima que 10 % de los hombres en México consumen tabaco y 3.1 % de las mujeres. En América Latina, el consumo lo encabeza Cuba, con 53.3 % de los hombres y 17.1 % de mujeres.

A su vez, México es uno de los pocos países de la OCDE donde las ganancias en la esperanza de vida no se han desacelerado en los últimos años.

Sin embargo, la esperanza de vida permanece aproximadamente cinco años por debajo del promedio, es decir, la gente vive en nuestro país, en promedio, hasta los 75.4 años, en comparación con la media de 80.7 años.

Diabetes y sobrepeso

La organización internacional identifica como los principales problemas la obesidad, la diabetes y el sobrepeso. De hecho, el gobierno mexicano declaró a estas enfermedades como una “epidemia”, las primeras en serlo que no son transmisibles.

Según se señala, 14 % de los mexicanos tiene diabetes, el porcentaje más alto de la región, solo por detrás de Belice que tiene un porcentaje de 17 %.

De hecho, Belice es el país que ha experimentado el mayor aumento, 10 puntos porcentuales en la última década, mientras que la prevalencia tanto en Venezuela como en Uruguay ha disminuido.

México es el primer país en sobrepeso de la región. Se estima que 75. 6% de las mujeres tiene preobesidad u obesidad, en comparación con 69.4 % de hombres.

Los indicadores también resaltan dificultades en la calidad de la atención: por ejemplo, los ingresos evitables por diabetes son casi el doble del promedio de la OCDE (249 por
100,000 personas) y la mortalidad a los 30 días después de un ataque cardíaco es casi cuatro veces mayor que el promedio de la OCDE (27.5 %)

Muchos gastos

En México, aproximadamente el 90 % de la población está cubierta por un conjunto básico de servicios de salud. Esta es la cobertura más baja en la OCDE, en donde la mayoría de los países brindan una cobertura total. A partir de 2017, poco más de la mitad (52 %) de toda la atención médica fue financiada por el gobierno, por debajo del promedio de la OCDE de 73 %. Pese a esto, el país tiene la segunda mayor proporción de “gastos de bolsillo” de los hogares, que representaron un 41 % adicional.

Los pagos directos excesivos restringen el acceso de las personas a los servicios y pueden generar dificultades financieras. El 5.5 % de los hogares experimenta un gasto catastrófico en salud y los hogares pobres se ven afectados de manera desproporcionada.

Un día para hacer consciencia

La OMS advierte que en todo el mundo, algunos grupos luchan por llegar a fin de mes con pocos ingresos diarios, tienen peores condiciones de vivienda y educación y menos oportunidades de empleo, experimentan una mayor desigualdad de género y tienen poco o ningún acceso a entornos seguros, agua y aire limpios, seguridad alimentaria y servicios de salud.

Todo ello provoca sufrimientos innecesarios, enfermedades evitables y muertes prematuras. Y perjudica a nuestras sociedades y economías.

“Esto no solo es injusto: es evitable. Por eso pedimos a los líderes que garanticen que todas las personas tengan unas condiciones de vida y de trabajo que favorezcan la buena salud. Al mismo tiempo, instamos a los líderes a monitorear las desigualdades en materia de salud y a garantizar que todas las personas puedan acceder a servicios de salud de calidad cuando y donde los necesiten”, exige la organización.