lámparas UV para desinfectar por Covid-19
En este año hemos aprendido mucho sobre los riesgos de contagio. (Foto: Cortesía)

La pandemia ha convertido la desinfección de superficies en un nuevo nicho de negocio para gadgets como las lámparas UVC (Ultravioleta C).

Sin embargo, ni siquiera los productores de las mismas las recomiendan como instrumentos únicos, sino complementarios para inactivar virus como el SARS-CoV-2.

Ocurre que estos aparatos emiten la luz UVC que mata a todos los virus que alcance a tocar sobre las superficies, pero nada más; cualquier área que no haya sido tocada por la luz, simplemente no queda desinfectada.

Es muy común que en casa haya múltiples objetos y muebles que cubren paredes, mesas y rincones, por lo cual resulta prácticamente imposible que todas las superficies hayan sido tocadas y, por tanto, desinfectadas por la luz.

Esto de acuerdo con Jorge Ávila, director para el canal profesional de Signify México, compañía fabricante de lámparas UVC. Él, en entrevista para Tec Review, habla de estos productos desde el punto de vista fundamentalmente de usuario, ya que en su casa cuenta con dos de ellos.

¿Harto de desinfectar el súper? Gastamos millones, pero ¿la desinfección de superficies funciona para prevenir la Covid-19?

¿Sirven las lámparas UV para desinfectar por Covid-19?

Ávila utiliza una de estas lámparas tubulares, con el tamaño aproximado de un garrafón de agua, para desinfectar los productos que compra en el supermercado.

“Tengo que hacer dos sesiones porque lo que queda abajo sobre la mesa no se desinfecta. Por ejemplo, primero un queso lo pongo con la etiqueta hacia arriba y cuando ya pasó el primer ciclo, lo volteo y lo pongo con la etiqueta hacia abajo. En ese proceso me tardo una hora: 30 minutos de cada lado”, platica este directivo.

Ávila cuenta que en su casa también hay otra lámpara, la cual se la turnan sus hijos para desinfectar sus respectivas habitaciones cada dos días.

“Somos cinco en mi familia y luego está mi suegra. Se convierte en una rutina esto de desinfectar con las lámparas, así como ya también lo es ponerse cubrebocas o alcohol en gel en las manos”, comenta.

Esta rutina es suplementaria; esto es, no sustituye la limpieza tradicional con agua y jabón,  tan efectiva como la luz ultravioleta C para erradicar bacterias y virus, de acuerdo con Ávila.

“Siempre decimos en la empresa que la limpieza es fundamental: agua y jabón es lo primero. Nuestra oferta es un complemento para que se pueda tener más tranquilidad de que el ambiente está limpio. La cuestión es que con la luz UVC siempre podría haber un espacio donde no incide la luz, por eso es complemento y no solución única”.

La radiación UV se clasifica en A, B y C. La primera tiene usos cosméticos, por ejemplo en las camas de bronceado; la segunda es utilizada para desinfección moderada, no desactiva el virus de la Covid-19; mientras que la tercera, conocida como luz UVC, es la de las lámparas de Signify, efectiva contra todo tipo de bacterias y virus, incluido el de la actual pandemia.

Estas lámparas, con un costo de 3,870 pesos, tienen sensores de ocupación, de tal manera que solamente funcionan cuando no hay nadie en la habitación y se desactivan automáticamente si repentinamente alguien entra. Esto porque la luz UVC es dañina si hace contacto con la piel o los ojos.

Esto es confirmado por Ana Lorena Gutiérrez Escolano, profesora investigadora del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), en la Ciudad de México. Ella también usa luz UVC, pero no para su casa, sino para una zona de trabajo del laboratorio de virología donde labora.

“En el laboratorio cuando trabajamos en la campana de flujo cultivando células para hacer crecer virus de estudio, tenemos ahí la luz UVC, pero la prendemos ya cuando terminamos. Esto es cuando no hay individuos ahí trabajando”.

No obstante, Gutiérrez Escolano asevera que, como la luz UVC es invisible ha habido ocasiones en que en el laboratorio han olvidado apagarla a su debido tiempo, por lo cual se han presentado algunos percances.

“Sí hemos tenido un par de accidentes con los chicos que han trabajado con la luz UVC que se ha quedado prendida. Sí han tenido algunos daños no mayores”.

La manera en que una viróloga desinfecta su casa

En casa, en cambio, esta científica no utiliza lámparas UVC para la desinfección, sino métodos tradicionales (además del agua y el jabón) que en entrevista da a conocer a todos los lectores de Tec Review.

“Cuando entro a mi casa me desinfectó las suelas de los zapatos en un tapete con cloro. Las cosas del súper las limpio con un trapito con cloro diluido, con el que también limpio todas las superficies, puede que esto sea exagerado, pero me da tranquilidad y por eso lo hago”.

También cuenta que ha conversado con virólogos, colegas suyos, quienes no desinfectan los productos del súper ni se limpian las suelas de los zapatos antes de entrar a casa, porque ellos saben que la posibilidad de contagio es mínima por meter objetos contaminados al hogar, ya que se ha visto que la vía de transmisión del SARS-CoV-2 es más bien área, a través de gotitas de saliva que flotan en el aire, sobre todo cuando hay una persona contagiada cerca que tose o estornuda.

Este conocimiento ella también lo tiene; sin embargo, prefiere exagerar en las precauciones por el afán de cuidarse y también de cuidar a su querida familia conformada por su esposo y dos hijos con quienes vive en casa.