planeacion del regreso a clases
Los padres o tutores jugarán un papel fundamental para el regreso a clases. (Foto: iStock)

El semáforo epidemiológico nacional cada vez se aleja más del rojo y se acerca más al verde, por lo que se avecinan retos mentales cuando definitivamente se deje el estilo de “mejor quédate en casa”. Uno de ellos es el regreso de los niños a clases presenciales.

Dos expertos entrevistados por Tec Review coinciden en que la transmisión escueta de las multimencionadas reglas sanitarias como usar tapabocas, lavarse las manos constantemente y guardar sana distancia no basta para los pequeños, ya que sobre todo ellos conciben el mundo de manera genuina, más allá de códigos de conducta impuestos.

A los adultos les puede sonar extraño esto, pues por sus dinámicas sociales y laborales normalmente enfocan más su vida en el sentido de cumplir reglas, para ganar la aceptación de personas de su entorno o conservar un trabajo. Los niños no son así.

Arte: Tec Review

Te puede interesar: Un regreso a clases por televisión, ¿servirá a los alumnos?

Primero el ser y después el hacer

En este sentido, Roselynn González Pasten, psicoterapeuta humanista certificada en el método Gestalt, dice que aunque no hay una fórmula única para asumir virtuosamente el inminente regreso a clases presenciales, la pandemia, por sí misma, ha dado la enseñanza y la línea a seguir en este caso.

“Esta pandemia nos ha enseñado a estar más en el ser que en el hacer. Nos ha enseñado a observar más a los niños en sus emociones”, comenta.

Esto ha sucedido a raíz de que muchos padres de familia han tenido que convivir más con sus hijos en el hogar, por las recomendaciones sanitarias de no salir mucho a la calle por el peligro de contagiarse por el SARS-CoV-2.

Entonces, de acuerdo con González Pasten, hay que seguir esa línea para que, ahora que los pequeños regresen a la escuela, los padres no solamente les den órdenes de lo que tienen que hacer en el sentido de usar tapabocas, lavarse constantemente las manos y demás, sino que también privilegien el diálogo explicativo con base en la observación que durante los últimos meses han hecho de sus hijos.

Las fake news en el salón de clases

“El ser humano necesita explicaciones y no solamente los adultos, sino también los niños. Ahora que ellos se enfrentan a este cambio, empezarán a relacionarse nuevamente con sus compañeritos, quienes van a traer distintas ideas respecto a la pandemia y todo esto con base en lo que cada niño experimenta en su propio entorno. Entonces, es importante explicar a los hijos que se van a enfrentar con estos comentarios: unos serán verdad y otros no”, platica esta psicoterapeuta.

Además, en la escuela habrá nuevas normas de comportamiento derivadas de la contingencia sanitaria, y esto también debe de ser explicado a los niños por los papás, porque no conviene que solamente venga la explicación del lado de la escuela, de acuerdo con González.

“Hay que explicarles a los niños que se van a encontrar con distintos puntos de vista de otros niños e incluso de los maestros respecto a la Covid-19, habrá muchos comentarios con temores y ansiedades, entonces aquí va a ser superimportante la explicación que los padres les den a sus hijos”, expresa esta especialista en salud mental.

En estas explicaciones hechas más desde la perspectiva del ser que del hacer, es clave que los padres no transmitan excesiva preocupación que haga sentir demasiado presionados a los pequeños.

“Cuando hay una explicación de por medio, los niños procesan mejor las nuevas reglas, pero esto sin transmitirles temores. Hay que decirles el porqué tienen que tomar medidas (como lavarse las manos constantemente) no desde la alarma, no decirles porque si no lo haces me vas a contagiar y me voy a enfermar, no. Entonces estaríamos cargando a los niños una responsabilidad que no les toca”, asevera González.

Ella insiste en que los padres no deben de perder la brújula del ser, solamente así realmente podrán dar las mejores indicaciones, con base en el reconocimiento del estado físico y anímico de los pequeños.

“Hay que observar si los niños duermen o no duermen, si tienen ojeras o no, si sus ojos están llorosos. Esto nos va dando más información para estar más en el ser que en el hacer”.

Comunicación para abrir el corazón

Marcos Vinicio Vicuña González, líder de Bienestar y Consejería de la Región Occidente, del Tecnológico de Monterrey, coincide con González Pasten, en el sentido de que la comunicación entre padres e hijos es clave para salir bien librados en este cambio de rutinas que se avecina.

“Va a representar un desafío para los estudiantes, será todo un reto acorde con el entorno, pero también para las familias. Entonces uno de los elementos más importantes que deberán de cuidar los papás es la comunicación; es decir, abrir conversaciones para que sus hijos puedan externar cuáles son sus inquietudes, cuáles son sus pensamientos e, incluso, sus fantasías en relación con este regreso a clases presenciales”, afirma este directivo del Tec.

Vicuña González recuerda que el quedarse en casa se dio por una amenaza de salud, entonces esto, per se, incrementa los niveles de estrés y ansiedad a la hora del retorno a la escuela, porque aun cuando hay muchísima información al respecto, siempre queda latente cierta incertidumbre de si va a haber o no contagios.

“Desafortunadamente, algunos de los estudiantes también han experimentado la pérdida de alguien cercano a consecuencia justamente de esta situación. Entonces con mayor razón la comunicación será muy importante para que los chicos puedan externar justamente cuáles son sus ideas sobre lo que pudiera ocurrir en este regreso a clases”.

Este especialista precisa que, en caso de que los papás no sean capaces de controlar sus propios temores, es conveniente que se acerquen a un profesional de la salud mental para poder salir avante y no afectar a los hijos.

“Porque muchas veces los miedos que tienen los niños son los que los padres les inculcan”, concluye Vicuña.

Las claves de la planeación del regreso a clases

  1. Comunicación entre padres e hijos
  2. Hablar sobre sentimientos y emociones de los niños por el regreso a clases
  3. Dar explicaciones del porqué se deben tomar las medidas de protección (como el lavado de manos y el uso de cubrebocas)
  4. No transmitir preocupación
  5. También hacerle saber a los niños que se pueden enfrentar con opiniones diversas en el salón de clases