El camino que abrió la pandemia para que más mujeres estén en puestos directivos