The ‘mistake’ that sent the pandemic over the edge
“In order to control an infectious disease that’s transmitted between humans through a very problematic route, it’s necessary to contain infections,” says Ximénez Fyvie.

El desarrollo de la pandemia tuvo dos momentos, en opinión de Laurie Ann Ximénez-Fyvie: el antes, cuando los primeros casos podían rastrearse y la gestión era posible y el después, resultado de una mala decisión que facilitó el ascenso incontrolable en el número de contagios de Covid-19.

El ‘error’ que desbordó la pandemia

Ximénez-Fyvie, jefa del Laboratorio de Genética Molecular en la Facultad de Odontología de la UNAM, doctora en Ciencias Médicas por la Universidad de Harvard, describió su visión de la gestión de la pandemia como autora del libro Un daño irreparable: La criminal gestión de la pandemia en México, en entrevista con Tec Review.

La académica tiene claro el ejemplo más ilustrativo de lo que ocurrió en México, hace un año, cuando los primeros casos de la Covid-19 comenzaron a llegar a los hospitales: una mujer conocida en Corea del Sur como la ‘paciente 31’.

El caso de la “paciente 31” fue uno de los más documentados en ese país asiático, pues contagió la Covid-19 a casi 1,000 personas de acuerdo al rastreo epidemiológico hecho en su momento por el Servicio de Salud Coreano (KHS, por sus siglas en inglés).

De acuerdo con las autoridades sanitarias surcoreanas, esta persona potenció la propagación del coronavirus, con lo que los casos de Covid-19 aumentaron de 30 a 977 en ocho días a partir de los contagios que le fueron rastreados.

Aunque tenía síntomas de la nueva enfermedad, esta mujer originaria de Daegu, en Cheongdo, asistió a dos servicios religiosos del culto Shincheonji, con más de mil fieles cada uno, comió el bufete de un hotel con amigos, fue a un funeral y visitó varios hospitales.

Te contamos más sobre: Marcelo Ebrard: México en ‘vulnerabilidad extrema’ por no desarrollar vacunas

¿Cómo Corea del Sur identificó a todas las personas que dieron positivo por causa un solo paciente?

“Se llama estrategia de control epidemiológico”, respondió Laurie Ann Ximénez-Fyvie.

“Uno de los pilares de la contención es detectar los casos. De cada positivo se rastrean todos los contactos que tuvo, a esos se les hacen pruebas, los positivos son aislados. Por eso Corea del Sur tiene bien documentado el caso 31”, explicó la autora que señaló al subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, de las consecuencias que la pandemia ha dejado en el país.

El propósito del control epidemiológico consiste en contener la dispersión de los contagios a partir de establecer cercos sanitarios, control de ingresos y egresos, vigilancia de la movilidad, aplicación de pruebas masivas aleatorias y búsqueda de contactos de cada caso positivo.

“Esta estrategia la vimos muy poco en México, solamente en la Fase I porque con 12 casos Hugo López-Gatell dijo que era inconmensurable, hoy a pesar de la cantidad de muertos no es inconmensurable”, consideró.

Urge contener la pandemia 

Ximénez-Fyvie aseguró que: “La estrategia de México ha fallado primordialmente por eso, porque no se tuvo la intención de contener la dispersión o propagación de los contagios, por eso es que estamos con más de 170 mil muertos”.

Tras casi 13 meses de pandemia, México alcanzó las 197,219 muertes causadas por Covid-19, de acuerdo con el reporte técnico del viernes 19 de marzo de la Secretaría de Salud federal, en el que también se detalló que ya suman más de dos millones de casos acumulados.

En México, este control sí se llevó a cabo, pero únicamente en la Fase I, en este periodo contemplado del 29 de febrero al 23 de marzo 2020, sí se rastreó cada caso puntualmente para identificar los contactos, a lo que se les hacían pruebas y a los positivos se les escribió para que se aislaran.

Sin embargo, cuestiona Ximénez-Fyvie, “la Fase I duró muy poco y pasamos al modelo centinela en donde en vez de identificar los casos se hace una estimación burda de lo que ocurre. En ese punto se condenó la estrategia, no hubo manera de tener un control de los contagios así”.

¿Era costoso continuar con el rastreo caso por caso?, se le cuestionó.

“No, el costo era nulo —dice Ximénez-Fyvie—, por ejemplo, Vietnam, un país pobre con problemas sociales y políticos, y con densidad de población más alta. Ellos le dieron con todo a la contención local, de un sólo positivo han llegado a hacer seis mil contactos; hacen regularmente tamízales aleatorios para ver si hay o no casos”.

Recomendamos: Estos son los síntomas de Covid-19 que podrían hacerte un caso sospechoso

El peor error fue no rectificar

En su libro, la investigadora también explica por qué es importante contener la dispersión de contagios en la gestión de la pandemia; sin embargo, en entrevista aseguró que “En México, el peor error es que nunca se haya rectificado la estrategia”.

La investigadora comparó el caso de Suecia con el mexicano y recordó que los suecos se equivocaron al definir su primera estrategia, pero rectificaron y comenzaron con la aplicación de pruebas, rastreos y aislamiento de personas positivas, incluso pidieron disculpas por su primera gestión.

Abundó que para consolidar una estrategia de contención, primero hay que entender contra qué nos estamos enfrentando: SARS-CoV-2 por su siglas en inglés significa Severe Acute Respiratory Syndrome, en español Síndrome Respiratorio Agudo Grave.

CoV refiere a coronavirus (el virus) y el número 2 se asignó porque es la segunda especie de SARS-CoV que se conoce. Por otro lado, la Covid-19 hace referencia a la enfermedad por coronavirus 2019 (año en que se documentó el primer caso).

La Covid-19 se transmite principalmente por aerosoles o vía aérea, esto la convierte en problemática en términos de contagio y propagación, detalló Ximénez-Fyvie.

“Para controlar una enfermedad infecciosa que se transmite entre seres humanos mediante una vía muy problemática es necesaria la contención de contagios”, apuntó Ximénez Fyvie.

México se cuenta con la infraestructura suficiente para contener la dispersión de contagios, aseguró la jefa del Laboratorio de Genética Molecular en la Facultad de Odontología de la UNAM.

“Tenemos centros de investigación gigantes como el Instituto Nacional De Medicina Genómica, todos los laboratorios de la UNAM, en (las facultades de) Veterinaria, Odontología… se pueden hacer pruebas y contactos a través de ellos”.

Apostar por la vacunación

La investigadora lamenta todas las muertes que de acuerdo a ella eran evitables, este argumento le ha dado nombre al libro ‘Un daño irreparable’.

“Pero eso no quiere decir que todo esté perdido, todavía hay muchísimo que podemos hacer porque muchas vidas dependen de ello”, estimó.

Te puede interesar: Noticias Covid-19: México terminará campaña de vacunación en 2022

La investigadora agregó que hay que “apostarle a la vacunación como el mecanismo de control de la pandemia”.

Pero no solo se trata de vacunar al mayor número de personas en el menor tiempo posible, también se trata prioriza a las poblaciones que mayormente se están infectando, abundó.

La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) Covid-19 reveló que 25 % de los mexicanos ya se contagió de la nueva enfermedad, esta cifra equivale a 31 millones de personas, en las cuales la prevalencia de edad es de 20 a 59 años.

 

“La campaña de vacunación en México va mal, se está priorizando a una población vulnerable equivocada, es cierto que la población de la tercera edad si se infecta es vulnerable, pero no es la que más se está infectando”, explicó.

De acuerdo a la encuesta, solo 18 % de los infectados corresponden a personas de más de 60 años. “Hay que vacunar a la población que más se infecta, de este modo habrá impacto, de otro modo no (se logrará) hasta que le toque la vacuna a la población de 20 a 59 años”.

La investigadora reconoce que fue una buena decisión vacunar primero al sector salud, y agregó que considera necesario sumar al sector privado para agilizar la inoculación masiva, tal como se ha hecho en Estados Unidos en donde el proceso es mucho más ágil.