Mexican soccer league for the visually impaired
A Blind Soccer player during training. (PHOTO: Courtesy of UNAM)

La inclusión al grito de gol es la inspiración del proyecto de liga de futbol para personas con discapacidad visual que comenzará en abril en México. Participarán un total de 10 equipos: 9 de distintos estados del país más uno que representa a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El torneo se ha estado planeando desde hace tres años por la Federación Mexicana de deporte para Ciegos y Débiles Visuales, y su plena realización se ha retrasado por las dificultades logísticas derivadas de la pandemia.

Recomendamos: Nuevos empleos para un mundo neurodiverso

Un deporte de mucho contacto y oído fino

Esta modalidad de juego se llama Futbol 5. Cada equipo está integrado por cuatro jugadores ciegos o débiles visuales con antifaz que les cubre completamente los ojos, más un portero sin discapacidad visual.

La cancha, de 40 por 20 metros, está rodeada por una valla, de modo que el balón no sale por los lados. No hay fuera de juego, para que la acción no se interrumpa. Los partidos constan de dos tiempos de 20 minutos, más 10 minutos de medio tiempo.

Detrás de la portería de un equipo también está el guía de arco del equipo contrincante, que es la persona que da indicaciones a los delanteros para anotar gol. El guía de arco es fundamental porque se convierte en los ojos de los atletas en la parte extrema de la cancha”, explica en entrevista para Tec Review, Alejandrina Zamora, presidenta de Deporte Adaptado de la UNAM.

Mientras que en la parte media de la cancha las indicaciones las da el director técnico y, en el otro extremo, está el portero quien, al no tener discapacidad visual, puede dar indicaciones a los defensas de su equipo.

En el campo también participan normalmente dos árbitros sin discapacidad visual que marcan las faltas, aunque su criterio no es tan estricto, porque los jugadores requieren de contacto físico para poder ubicarse mejor en la cancha. Entonces los empujones no suelen ser sancionados.

Además, el público debe permanecer callado durante el juego, para que los futbolistas puedan escuchar el balón sonoro. Solamente pueden gritar o aplaudir cuando hay gol.

“Los chicos desarrollan el sentido del oído para saber dónde está el balón, si en pies de su contrincante o en su propio equipo. Es un balón con medidas normales, pero tiene dentro unos cascabeles para que ellos puedan escucharlo”, platica Zamora.

Equipos representativos de Aguascalientes, Baja California, Ciudad de México, Coahuila, Hidalgo, Jalisco, Nuevo León, Puebla, San Luis Potosí y UNAM comenzarán el torneo, con una duración de un año. Las jornadas serán bimestrales, en un mes será el partido de ida y en el mes siguiente, el de vuelta.

“A la UNAM le toca jugar el 17 de abril contra Hidalgo, y le toca ser sede. Actualmente, nada más hay liga de hombres, pero como se ha corrido la voz, ya hay chicas interesadas. Entonces también se tiene la propuesta de en un futuro hacer una liga femenil”, comenta esta funcionaria de deporte universitario.

Inclusión en torno al balón

Sin embargo, en el deporte solo juegan hombres y las mujeres participan como guías de arco y cuerpo técnico. Los jugadores deben de tener más que ser mayores de 18 años y gozar de buena condición física.

Este loable proyecto apunta al sector de alrededor de 2.2 millones de personas con deficiencia visual y 415,800 personas con ceguera, en México, que se encuentra ubicado entre los 20 países con mayor número de personas afectadas por estas discapacidades, según datos de la Sociedad Mexicana de Oftalmología.

“Realmente da una inclusión total y esto a nivel personal da seguridad. Es la integración que necesitamos los seres humanos para interactuar y, más allá de la discapacidad, motiva a las personas a desarrollar habilidades”, expresa Zamora.

En los Paralímpicos

El futbol 5 es un deporte que forma parte de los Juegos Paralímpicos desde 2004, cuando se celebraron en Atenas, la ciudad griega donde surgieron las Olimpiadas hace más de dos mil años.

El ideal olímpico nacido en la Grecia clásica, tan ligado al pleno desarrollo tanto físico como intelectual, cobrará nuevos bríos a partir de abril, cuando en la cancha estos muchachos saboreen la libertad al grito de gol.