Dinero físico contra dinero digital: una lucha sin ganador seguro