que es la violencia digital
Olimpia Coral lo vivió en carne propia y cambió la narrativa de su historia. (Foto: iStock)

Olimpia Coral fue reconocida como ella no quería. Un video sexual que fue grabado por su novio llegó a los celulares de su ciudad, Huauchinango, Puebla, y todos lo vieron.

Ella dejó de ir a la escuela, salir a la calle; tuvo pensamientos suicidas por todo el acoso que recibía. Le llegaban mensajes de hombres que le pedían sexo a cambio de bajar la grabación de sus páginas de internet.

Sus papás y su abuela supieron de la existencia de ese video, por primera vez, en una reunión familiar. Al hermano de 14 años de Olimpia se lo acababan de mandar vía Whatsapp. Mientras su mamá sostenía la pantalla, Olimpia se hincó frente a ella y le dijo que sentía mucha vergüenza, que ya no quería vivir; le suplicó su perdón. Su mamá le preguntó algo que comenzó a cambiar su historia: “¿Tú querías que todos vieran este video?”. No, ella confió en su pareja. “Entonces, no es tu culpa”.

¿Qué es la violencia digital?

Olimpia fue reconocida, otra vez. Ahora, por ser la promotora de las leyes que llevan su nombre, tanto locales como federales, que castigan a quienes transmiten y comparten fotografías y videos de contenido sexual sin consentimiento.

Pero, ¿cómo define ella qué es la violencia digital?. Así lo explicó durante una conversación virtual, en el cierre de la Semana de Feminismos organizada por el Tecnológico de Monterrey:

“Es una extensión de la violencia sistémica que ya vivimos en otros espacios, como la calle, en las escuelas, en nuestros hogares. No es una violencia diferente, pero su espacio de comisión es diferente: el espacio digital. La violencia digital son los actos agravados y perpetuados a través de las nuevas tecnologías de la información que dañan la intimidad, la privacidad de las personas y el derecho a una vida digna”.

La activista dice que aún permanecen concepciones erróneas de la violencia digital, por ejemplo, compararla con el ciberacoso. “No es así, dentro de la gama de violencias digitales existen diferentes, la ciberpersecución, el doxing, el uso no autorizado de tus tecnologías”.

Asegura que antes de que ella y otro grupo de mujeres comenzaran a impulsar la Ley Olimpia, había un vacío: no se regulaba la producción de contenidos íntimos no consentidos.

“Esta situación agravaba la no intervención del Estado para el apoyo de las víctimas. Los delitos contra la intimidad sexual”.

Facebook nació para pasar packs

Olimpia cuenta que el sexting no es malo, pero sí es peligroso. ¿Por qué?, ella explica que existe una idea del falso empoderamiento, un discurso que forma parte de la cultura machista.

Las mujeres –quienes son la gran mayoría de las víctimas de la violencia digital– pueden comenzar su vida sexual desde los 11 años, de hecho, México es el país número 1 de sexting en América Latina.

“Es decir, las niñas son las que más envían información sexual, pero son las que menos reciben. Ahí comienza la desigualdad. Otra vez, son nuestros cuerpos los que se utilizan en el intercambio. Las niñas pueden estar pensando que así se empodera, pero ocho de cada 10 casos de violencia sexual en internet terminan siendo perpetuados y agravados por sus parejas, exparejas o personas conocidas. El sexting es un acto sexual y hay que tener precaución”, dice.

¿Y si soy adulto y quiero hacer texting? Olimpia dice que lo mejor es pensarlo dos veces. “Y no es por un discurso de ‘respétate o te vas a ir al infierno’. No. Es porque estamos dentro de un espacio digital que no dominanos y, por supuesto, es patriarcal”.

La experta pone como ejemplo el caso de Facebook, que comenzó a popularizarse cuando mostraba a las mujeres más guapas de Harvard.

“No es un invento de las locas, de las feminazis. Es una manera de leer un algoritmo, desde los hombres. ¿Quiénes hacen los algoritmos? Los hombres. ¿Quiénes son dueños de las máximas empresas sociodigitales? Los hombres. ¿Por qué pensamos que van a cambiar las políticas? Desde un principio, Mark Zuckerberg sexualizó a las mujeres. Él y sus amigos hicieron el primer pack del mundo: publicaron las fotografías de ‘las más guapas’ de Harvard y así se hizo famoso. Su génesis es la hipersexualidad y la cosificación del cuerpo de las mujeres. La génesis de Facebook es patriarcal”.

Olimpia dice que es un error denominar a la violencia digital conocida como “pornovenganza”, porque usar ese nombre normalizar la cultura porno y hace que se siga culpando a las víctimas.

“Esa cultura que ve nuestros cuerpos como sexuales y no sujetos de derecho. Las mujeres son las que aparecemos en esos videos”.

“¡Ella está loca!”

¿Por qué la violencia digital afecta más a las mujeres? Porque se ha normalizado la hipersexualización de nuestros cuerpos.

Olimpia pone un ejemplo: en la calle, si una mujer tiene otra opción, no va a pasar junto a un grupo de hombres. “Aunque nos digan ‘buenos días’ ya sabemos que nos están mirando las nalgas. Así está normalizado el espacio offline y se pasa al espacio online. 87.2 % de víctimas de violencia digital son mujeres y tienen entre 12 y 31 años. La violencia daña todos tus espacios: en la movilidad, en la identidad, tu derecho a la libertad en internet y tu derecho a la libertad. Las mujeres que sufrimos este tipo de violencia nos sentimos culpables. A mi me dijeron ‘¿para qué te dejaste grabar?’ Sí hay hombres que lo han sufrido, pero lo viven de manera diferente”.

Las mujeres, dice, habitamos un mundo diferente al de los hombres. Un hombre tiene miedo a que lo asalten…pero no a ser violado.

“No vivimos las mismas condiciones. Pregúnteles a sus mamás, a su abuelas. La historia no ha cambiando mucho. Siguen diciendo que manifestarse es de locas. El discurso de ‘¡ella está loca!’ cuando abrazamos nuestros derechos”.

¿Qué debo hacer si sufrí violencia digital? (aunque no quiera denunciar)

Olimpia dice que cuando hay una víctima el primer paso no es denunciar, sino hacer una contención emocional. Además, dice que la ley es avance, pero aún falta la especialización de las fiscalías en todo el país, la sensibilidad de los ministerios públicos.

“Yo no les puedo decir a las mujeres: ‘hay una ley que te protege, ¡denuncia!’ Eso sí es una utopía, no todas tienen las mismas circunstancias. A lo mejor, para mí es justicia que me paguen las terapias, para otra es ver a su agresor en la cárcel, para otra más es buscar que sus fotos dejen de difundirse”.

1. Contención emocional

Explica que la denuncia no servirá de nada si la víctima todavía se siente culpable. Tiene que saber que ella no es la responsable. Si no se atiende la contención emocional, pueden surgir otros delitos, por ejemplo, la sextorsión.

“Quien debe sentir culpa y miedo es quien lo difunde, porque está cometiendo un delito. Si alguien te amenaza por un video sexual, sí te pueden indemnizar. Ellos están locos, no tengan miedo. Cuando les quitamos el miedo al agresor, a nuestros cuerpos desnudos…ni los ovnis pueden venir a jodernos”.

Advierte que las personas que atiendan estos casos deben estar capacitados. “¿De qué me sirven ir al psicólogo de la escuela si él me dice: ‘perdónate, sí la regaste’? ‘¿Perdónate?’ ¿Yo qué hice de malo?”, se pregunta la activista.

2. Pasos de la contención digital

  • Guarda todas las pruebas, haz capturas de pantalla y guárdalas en una memoria. Todo servirá si quieres hacer una denuncia.
  • Activa códigos de seguridad en todas tus redes, para permitir el inicio de sesión.
  • Antes de poner una denuncia cambia todas tus contraseñas para que no sufras más violencia.
  • Borra a todos los ‘amigos’ que no conozcas.
  • Configura tu privacidad.
  • Si ves tus videos en un mercado de explotación sexual, como una página pornográfica, manda un correo a la dirección que aparece en el aviso de privacidad y exige que bajen la publicación. Puedes, incluso, citar algunos de los cambios alcanzados gracias a la Ley Olimpia, por ejemplo, los cambios al código penal federal.

Y ¿si quiero denunciar o exponer en redes a mi agresor?

  • Intenta poner una línea negra sobre su rostro, para respetar el debido proceso o evitar ser denunciada por el mismo agresor.
  • No publiques su nombre completo, solo su nombre de pila y, si quieres, la inicial de su apellido. Ejemplo. “Alfredo N.”

3. Denuncia

¿Soy víctima? ¿Ya sé que no tengo la culpa? ¿Ya tengo ciberseguridad? ¿Quieres seguir el proceso legal? Entonces, denuncia.

Puedes hacerlo en cualquier ministerio público del país. Debes llevar una identificación oficial y, de ser posible, un resguardo en un USB o disco (CD) del material fotográfico o videos que sirvan de evidencia que la otra persona lo está difundiendo en una red social o página de internet, o que lo utiliza para amenazarte o extorsionarte.

Si llevas las evidencias en tu celular tendrás que descargar las imágenes, por lo que sirve tener un respaldo en otro medio.