Las consecuencias para los investigadores (y la ciencia) de la pérdida de apoyo