What’s a hub?
Collaborating with other people can strengthen your entrepreneurship (Photo: iStock)

En cuestiones de emprendimiento, más vale acompañado que solo. Ésta es la premisa del hub, una zona de vinculación que las personas pueden aprovechar para lograr el crecimiento de su startup.

Ahí el emprendedor puede encontrar programas de incubación y aceleración, servicios de mentoría y desarrollo de negocios, capacitación, experiencias de comunidad e interacción con otros emprendedores, así como espacios de coworking.

Todo esto de acuerdo con tres expertos en emprendimiento, quienes en entrevista para Tec Review, dan luz sobre las ventajas de arrancar un negocio con ayuda de un hub.

Recomendamos: Ángeles inversionistas: podrían ser los salvadores de tu idea de negocio

¿Qué es un hub?

“El hub está vinculado con los ecosistemas de emprendimiento o negocios locales, regionales o internacionales, en los que se puede tener acceso a otros recursos como financiamiento o inversionistas, conexiones de negocios, mentores institucionales, aceleradoras internacionales o programas de gobierno”, explica Rafael Lorenzo, director de la Red de Emprendimiento Innovador, del Tecnológico de Monterrey.

Existen también hubs especializados en ciertas industrias o verticales como biotecnología, inteligencia artificial o emprendimiento social, de acuerdo con Lozano.

En todos estos casos no se trata de descubrir el hilo negro en un emprendimiento, sino más bien de catalizar ideas y, sobre todo, de encontrar el mejor modo de aterrizarlas en la vida real.

El Tec de Monterrey cuenta con un hub llamado Zona de Emprendimiento Innovador (Zona Ei), donde convergen alumnos, exalumnos, profesores y la comunidad en general para detonar sus ideas.

“Están también el sistema de incubación acelerada Tec Lean o el programa Enlace + para la profesionalización y crecimiento de empresas con al menos dos años de existencia y 5 millones de pesos en ventas”, agrega Lozano.

Es clave considerar que en el mundo del emprendimiento las ideas originales, por sí mismas, suelen pasar a segundo plano, y cobra más relevancia la manera en que se llevan a cabo gracias al plan concebido por personas con puntos de vista diferentes pero armónicos, como las piezas de un rompecabezas.

“Recomiendo al emprendedor que siempre busque un equipo de ejecución potente o a partners, idealmente tres personas, que tengan fortalezas que a él lo complementen”, dice Agustín Rotondo, manager regional de Wayra Hispam, interfaz entre Telefónica y ecosistemas de emprendedores digitales, presente en siete hubs de nueve países de Europa y Latinoamérica, México incluido.

Es muy común que en un principio el emprendedor busque socios solamente por afinidad y esto tiene una parte positiva, de acuerdo con Rotondo, porque las personas están acostumbradas a trabajar con base en la similitud de visiones; no obstante, un hub precisamente sirve para romper con este inercia y dirigir el proyecto hacia la integración de personas con talentos distintos.

“Si, por ejemplo, alguien tiene experiencia en el área comercial y se considera buen vendedor, probablemente necesite a alguien que le complemente en tecnología, porque hay ciertas habilidades que no se pueden delegar a un tercero u otra compañía, se deben de tener en el equipo fundador”.

Wayra Hispam invierte hasta 250,000 dólares en startups con potencial de crecimiento, con el objetivo de colaborar con el emprendedor en la creación de nuevos vínculos comerciales afines a la compañía.

“Cuando los objetivos de la startup están alineados con los objetivos de Wayra, es cuando se produce la magia”, precisa Rotondo.

El modelo de hub, además, sirve para combatir la falta de consolidación de nuevas micro, pequeñas y medianas empresas (mypimes), pues precisamente se enfoca en subsanar las carencias históricas del emprendimiento en México.

“La escasa especialización de las personas y la deficiencia en las capacidades empresariales abonan a la problemática relacionada (…) Se presenta una alta proporción de mipymes (84.7 %) que no capacita a su personal, y el 40.4 % de las personas en las microempresas no realiza acciones de solución cuando se presentan dificultades en el proceso de producción”, se lee en un informe de la Secretaría de Economía.

La opción de un hub laboratorio

Fundación AXCEL es parte de Technology Hub, en Ciudad Juárez, Chihuahua. Su objetivo es echar a andar proyectos que contribuyan a la democratización del conocimiento y la igualdad de oportunidades en esa región fronteriza.

Ofrece un laboratorio donde emprendedores encuentran herramientas digitales sofisticadas para poder desarrollar, a bajo costo, prototipos de productos y servicios.

“Cuando los emprendedores llegan con nosotros ponemos a su disposición todas las máquinas que tenemos con nosotros, cortadoras láser, cortadoras de vinil, impresoras 3D y sublimadoras”, afirma Lennys Cristina Sánchez, directora ejecutiva de Fundación Axcel.

Para ilustrar la utilidad de esta maquinaria, baste decir que las impresoras 3D facilitan hacer prototipos de una sola pieza, sin necesidad de recurrir a proveedores que solo ofrecen este servicio por cientos de piezas a los emprendedores.

“Así la generación de la idea, viéndola materializada, sale más económica, al menos para una escala menor que la proyectada por los emprendedores para el futuro”, específica Sánchez.

Ella también cuenta que la fundación que dirige no invierte capital en los emprendimientos, pero sí se ocupa de dejarlos listos para para que empiecen a buscar el financiamiento de la manera más inteligente posible.

“Nuestro hub lab también beneficia a los emprendedores en el sentido de servicios, porque los podemos direccionar a sistemas tecnológicos que les ayuden a facilitar los procesos de venta y cotizaciones que ellos pudieran tener dentro de sus necesidades”, asevera esta directora.

En resumen, es indudable que “más vale solo que mal acompañado”, pero si se trata de emprender, un hub nunca será mala compañía, sino complemento de las ideas de una sola cabeza.