Poliana, un juego tan difícil como el ajedrez que nació en las prisiones mexicanas