vacunas siempre han causado controversias
Aaron Ciechanover, científico israelí. (Foto: Captura de pantalla)

Las reticencias de vacunarse contra la Covid-19 están al orden del día. Esto ha sido provocado por prejuicios, desinformación y opiniones de líderes que van en contra del consenso generalizado de la comunidad científica, de acuerdo con Aaron Ciechanover, científico israelí, ganador del Premio Nobel de Química, en 2004.

Durante su conferencia virtual en el Congreso de Investigación y Desarrollo (CID) del Tecnológico de Monterrey, este científico dijo que en países como Estados Unidos abundan los grupos que, sin pruebas suficientes, invitan a la población a mejor no vacunarse.

Este experto habló de manifestaciones recientes en la Unión Americana donde miles de personas han salido a las calles con pancartas que dicen “No confíes en las vacunas” o “La vacunación obligatoria es la tiranía de los microchips”.

“Esto es una tontería; sin embargo, es lo que se cree y hoy en día la gente está con todo eso en Twitter, en Facebook, en WhatsApp, y lo está haciendo llegar a sus amigos y familiares. Es increíble lo que está sucediendo con el movimiento antivacunas”, dijo el especialista.

Recomendamos: Tec de Monterrey inaugurará en Congreso el monitoreo de Covid-19 en aguas residuales

El trasfondo histórico

Ciechanover contó el caso de Andrew Wakefield, médico británico que en 1998 publicó un artículo en la revista The Lancet, en el cual correlacionaba la vacuna triple vírica (contra el sarampión, las paperas y la rubeola) con el autismo en los niños.

Sin embargo, en 2010 The Lancet se retractó de haber publicado dicho estudio, ya que finalmente habían surgido indicios de que estaba plagado de datos científicos malinterpretados o falsificados.

“El daño que causó Wakefield fue grande, por su influencia regresó el sarampión y miles de niños murieron a causa de esta enfermedad, porque no se habían vacunado”, detalló Ciechanover.

Este científico comentó que, en Estados Unidos, el 12 % de la población mayor de 60 años no quiere vacunarse contra la Covid-19, mientras que el 40 % de los afroamericanos dice que no se van a vacunar, aunque el número de afectados de coronavirus en este último grupo es más del doble que el de la población en general.

Esto, según Ciechanover, se debe a la desconfianza que estos sectores de la sociedad tienen hacia las autoridades sanitarias o a malas experiencias que han vivido ellos o sus antepasados en Estados Unidos.

Un frente común contra la infodemia

Por ello es importante incrementar en los medios de comunicación las campañas a favor de la vacunación, tal como se hace en Israel donde, de acuerdo con Ciechanover, ha habido un bombardeo informativo que ha ayudado a que la tasa de vacunación en ese país sea la número uno del mundo: más del 49 % de la población ya ha recibido al menos una dosis.

En este sentido, este ganador del Nobel hizo un llamado no solamente a científicos naturales, sino también a científicos sociales, periodistas, políticos y líderes religiosos a unificar el discurso en favor de la vacunación.

“Hay que tener un enfoque racional de la gente. No podemos hablarles con el argot técnico, sino con el idioma que ellos entienden, así no les daremos la sensación de que somos superiores a ellos y de que hablamos de manera que ellos no entiendan. Hay que verlos a los ojos y decirles que somos como ellos”, concluyó.