responsabilidad social en la empresa
Prestaciones como dos días de teletrabajo le pueden dar el impulso a tu empresa y a tus empleados. (Foto. iStock)

Roberto F. Adame Garduño, del Centro Mexicano para la Filantropía (Cemefi), asegura que la responsabilidad social en la empresa es ir más allá de donde te obliga la ley.

Pero, ¿hasta dónde? Para dimensionar lo que significa, Claudia González Huerta, directora y socia fundadora de Forbairt, S.C., una firma de consultoría con 17 años de experiencia en el tema de responsabilidad Social y en específico con el distintivo que brinda la Cemefi, lo explica.

La mayoría de las empresas que participan en el distintivo “creen que no tienen nada de responsabilidad social, pero después de realizar el proceso y autoevaluarse, se dan cuenta que ya lo traían desde años atrás”, dice González.

De modo que los cambios que tienen que hacer no son drásticos. De acuerdo a la especialista, el autodiagnóstico que se requiere para el distintivo es la herramienta que le dice a las grandes, pequeñas y medianas empresas, lo que deben reforzar o incorporar.

Recomendamos: ¿Cómo alcanzar la responsabilidad social medioambiental en las empresas?

¿Qué es la responsabilidad social en la empresa?

“Si en el autodianóstico respondiste que no tienes un sala de lactancia, eso te indica qué debes hacer, quizá no sabes cuántas embarazadas hay al año en tu empresa. Haz estadísticas y crea tu sala en uno o dos años”, explica Claudia González. 

responsabilidad social en la empresa
Sala de Lactancia Materna en el Hospital General Iztapalapa (Foto: Secretaría de Salud)

También está el permiso de paternidad. La ley da cinco días, “pero, tú como empresa socialmente responsable, ¿qué más das? Algunas compañías dan un bono, otras siete días, y algunas más –que no tienen la posibilidad de dar una semana días– permiten al papá gestionar sus cinco días como guste”, explica González.

La conciliación familiar es parte de ser responsable, por ejemplo, algunos brindan a sus empleados la posibilidad de hacer horarios escalonados, es decir, algunos llegan a las nueve de la mañana, otros a las 10 de la mañana, eso permite que puedan, por ejemplo, ir a dejar a sus hijos a la escuela sin estrés.

“Lo que he visto mucho es que cuando las empresas les dan flexibilidad y permisos a sus colaboradores hay un mejor rendimiento porque los trabajadores están agradecidos con su empresa”, agrega la experta.

Además de la flexibilidad, la conciliación familiar tiene que ver con trabajar no por horario, sino por objetivo.

Lee también: ¿Qué responsabilidades tiene la empresa en materia de subcontratación?

De donativos y filantropía

“Cuando las empresas comienzan el proceso para obtener su insignia de Empresa Socialmente Responsable se dan cuenta que la filantropía es una parte muy pequeña”, indica Claudia González y aconseja:

  • Define qué causas (objeto social) apoyas de acuerdo a tu línea de trabajo

“No puedes apoyar a todos los que te pidan donativo, o donar para acabarte ese presupuesto sin un objetivo, debes ser claro”.

  • ¿Cómo vas a apoyar esa causa?

Monetario, voluntariado o producto.

“Si eres una farmacéutica, es mejor que apoyes a organizaciones civiles facilitando tus productos. Si es para apoyo a la educación y tu personal está preparado, promueve el voluntariado”, agrega.

Debido a la pandemia, Claudia ha visto una crisis preocupante en las organizaciones civiles, “dejaron de recibir dinero, pero las empresas que apoyan causas específicas continúan dando, así que elige bien tu objeto social”.

responsabilidad social en la empresa
Un vistazo a una de las capacitaciones de Forbairt, S.C., una firma de consultoría con 17 años de experiencia en el tema de Responsabilidad Social (Foto: Cortesía)

Lee también: Te contamos de las características de una Empresa Socialmente Responsable

¿Cuáles son los primeros pasos de las Empresas Socialmente Responsables?

“Es diferente cómo lo viven pequeñas y grandes. En la mayoría de los casos, las grandes ya tienen una normatividad, por ejemplo, sus políticas están bien hechas, solo hay que agregar sin discriminación o distinción“, explica Claudia González.

En las PyMEs el caso es distinto, hay mucha acción, pero en la mayoría de los casos no hay normatividad, así que estas pequeñas empresas deben comenzar por crear su política.

La experta menciona los puntos que deben fortalecer, para todos los casos:

  1. Crear un comité de responsabilidad social: advierte que dentro de los miembros de éste, deben estar involucradas personas de la alta dirección para que realmente se lleve a la práctica.

  2. Fortalecer la comunicación interna y externa: de nada sirve que tengas buena normatividad si nadie lo sabe,”si tienes una buena política de vacaciones, remuneración, o clases de inglés, pero sus colaboradores no saben, no sirve de nada, hay que mejorarla”.

  3. Da a conocer tu código de ética y conducta: la experta explica que las PyMEs en la mayoría de los casos deben crearla y las grandes empresas deben recordar todo el tiempo a sus empleados, no solamente cuando ingresan.

responsabilidad social en la empresa

Las Empresas Socialmente Responsables van un paso adelante

A las ESR no nos tomó por sorpresa el home office o teletrabajo, es una tendencia que ya teníamos en la mira y la gran mayoría ya lo tenía en práctica”, dice González.

Por ejemplo, algunas empresas lo tenían dentro de sus prestaciones, junto con los vales, por ejemplo: tienes dos días a la semana de home office. Otras ya tenían proyectos pilotos donde área enteras que hacían teletrabajo.

“El único reto fue que el 100 % de tus colaboradores estuviera en teletrabajo, ahí hubo que gestionar darles lo suficiente para hacerlo y por otra parte la seguridad de la información”.

Las ESR ahora tienen en el radar la seguridad e higiene, el liderazgo a distancia, consultas medicas por videollamada, y el incluir en el seguro de gastos médicos mayores la Covid-19.

“El distintivo te ayuda a visualizar los riesgos que puede correr la empresa, te da un panorama mundial y entonces tú como empresa ves qué de lo que está sucediendo te aplica y cómo lo puedes llevar a cabo”, concluye Claudia González.

Te puede interesar: Ángeles inversionistas: podrían ser los salvadores de tu idea de negocio