Puedo tomar agua de la llave
El agua de la llave no siempre es pura en México. (Foto: iStock)

Sería muy fácil acercar un vaso a la llave, llenarlo con agua y beberlo, sin temores, así como sucede en los países europeos o en Estados Unidos. No obstante, en México hacer esto no es recomendable, porque puede que el agua no sea potable. Aunque existen grandes diferencias de ciudad a ciudad.

Recomendamos: Ésta es la principal causa de contaminación en los garrafones de agua

Calidad muy diferente

La calidad de agua en el país varía mucho, de estado a estado, de municipio a municipio, de alcaldía a alcaldía y hasta de colonia a colonia.

No se puede tener un mismo criterio de potabilidad para toda la nación, de acuerdo con Andrés Vázquez Vences, gerente de análisis de agua del Laboratorio ABM, en San Mateo Atenco, Estado de México.

“En la Ciudad de México la calidad de agua es buena, cuenta con dureza baja (pocos sales de magnesio y calcio) y no tiene metales pesados (como arsénico, cobre o plomo). Hay algunos casos específicos, en el norte de la Ciudad, donde se llega a encontrar fierro o manganeso, pero no son valores tan drásticos que afecten la salud”, dice este experto en entrevista para Tec Review.

En el Valle de Toluca la calidad también es buena, a excepción de la zona pegada al río Lerma (por el Parque Industrial Toluca 2000) donde, según Vázquez Vences, se ha encontrado fierro y manganeso en el agua de la llave.

“La calidad del agua en Monterrey es en general buena; sin embargo, el asunto a considerar ahí es la presencia de metales pesados, porque es sabido que es una ciudad que tuvo mucho auge metalúrgico, entonces el efecto de esto sería lo crítico a verificar”, comenta.

Mientras que en Guadalajara la dureza del agua es alta y en Hermosillo, de acuerdo con Vázquez, se han detectado metales pesados como el arsénico en el agua de las casas.

Por lo anterior, este experto dice lo siguiente: “No recomiendo tomar el agua de la llave hasta no analizar o no estar seguros de la calidad del agua. Si no, no podemos saber si tomamos agua 100 % segura”.

Una alternativa es contratar a un laboratorio que haga un análisis del agua basado en la Norma Oficial Mexicana (NOM) 127, que versa sobre el consumo humano de este líquido.

El costo de este estudio es de aproximadamente 10,000 pesos, que podría dividirse entre los vecinos de la calle o el edificio. Con base en los resultados obtenidos, se puede colocar un sistema de tratamiento en el hogar.

“En mi casa, en Toluca, lo he puesto, y como tenemos una buena calidad del agua del Cutzamala (red de distribución de agua), el sistema de tratamiento es muy económico y sencillo. Gasto 1,000 pesos al año en agua que bebemos mi familia y yo”, afirma este especialista, quien también es ingeniero químico egresado del Instituto Tecnológico de Toluca.

Vázquez aclara que si hubiera detectado la presencia de metales pesados disueltos en el agua de su casa, el costo del sistema de tratamiento hubiera sido mayor.

“El sistema más económico y más sencillo (como el que tiene este ingeniero químico en su casa) tiene un costo de entre 2,000 y 2,500 pesos, con mantenimiento de 1,000 pesos anuales. Opciones más drásticas para tratar metales pesados, conocidas como sistemas bajo tarja con ósmosis inversa, implican un gasto de entre 7,000 y 8,000 mil pesos, con mantenimiento de 2,000 pesos al año”, detalla.

Vázquez cuenta que actualmente están de moda algunos purificadores de agua caseros hechos en Estados Unidos. Son efectivos siempre y cuando operen bajo los estándares de agua de ese país, no siempre equivalentes a los de México.

“Están diseñados para la calidad de agua de allá, pero me ha tocado ver esos filtros que, supuestamente, son la maravilla. Cuando analizamos el agua que procesan, oh sorpresa, nos encontramos con microorganismos que en ninguna parte del filtro se trataron, porque esos equipos partieron del supuesto de que el agua ya venía clorada, pero en México no siempre el agua viene clorada”, explica.

Por esta razón, siempre es necesario hacer el análisis final del agua, para verificar si de verdad el sistema de purificación elegido funciona, y si no se puede o no se quiere instalar un equipo ni comprar agua embotellada, hervir el agua antes de beberla también funciona.

“Es una gran medida para matar los microorganismos, y también nos puede apoyar en sedimentar algunos contaminantes, por lo cual si no existe un tratamiento de agua (sistema de filtración), es recomendable tomar esa medida de seguridad”, dice López.

La opción de las máquinas dispensadoras de agua

Elkay es una empresa estadounidense que ha traído a México estaciones de agua llenadoras de botellas con bebedero integrado.

“En el 2016 se instalaron un promedio de 600 de estas unidades en colegios públicos en Chiapas. Cuentan con un diseño que no permite que los usuarios acerquen su lengua o se acerquen de más a la boquilla”, dice en entre en entrevista para Tec Review, Jimena López, gerente de Marketing de Elkay Latam.

Ella comenta que previamente a la pandemia, las unidades se activaban por medio de botones. Actualmente, Elkay comercializa unidades 100 % manos libres, lo cual permite el funcionamiento sin ningún tipo de contacto.

“Nuestros bebederos tienen filtro antibacterial que quita todo el cloro, pero también el olor, el sabor y las bacterias que puedan venir en el agua específicamente de Latinoamérica y que no hay en otras partes del mundo”, detalla López.

Para quitar virus del agua, es necesario un sistema de rayos ultravioleta que Elkay aún no incorpora a su oferta.

“Hoy en día las unidades no cuentan con este sistema, pero muy pronto vamos a lanzar este tipo de tecnología dentro de nuestros equipos”, precisa.

López agrega que previamente a la instalación, se hace un estudio de dónde se va a colocar la unidad, para saber qué tipo de agua hay ahí y así poder recomendar el mejor sistema de filtración según el caso.

La estación llenadora con bebedero tiene un costo de 2,195 dólares, equivalentes a 44,330 pesos, según la cotización actual de 20.19 pesos por dólar, lo cual representa un costo más de 20 veces mayor que el sistema de filtración de agua que Vázquez tiene en su casa de Toluca.