Tec tiene el potencial de liderar la investigación médica en Latinoamérica
Pablo Legorreta, fundador de Royalty Pharma; Bertil Andersson, presidente de la Universidad Tecnológica de Nanyang, en Singapur; y Guillermo Torre, rector de TecSalud. (Foto: Captura de pantalla)

La condiciones están dadas para que el Tec asuma el liderazgo de la región en investigación médica. Ésta fue la conclusión del panel Cómo crear y generar valor con la investigación, durante la Reunión de Consejeros 2021.

Así lo confirmó Bertil Andersson, presidente de la Universidad Tecnológica de Nanyang, en Singapur, quien dijo lo siguiente: “Estoy seguro de que será posible en algunos años, sé que estará entre las 50 universidades más importantes del mundo y será número uno en América Latina”.

Recomendamos: Inicia la Reunión de Consejeros 2021 del Tec de Monterrey; presentan plan de trabajo

Un nuevo ecosistema en la generación de fármacos

Andersson y el otro panelista, Pablo Legorreta, fundador de Royalty Pharma, y el moderador de la conversación, Guillermo Torre, rector de TecSalud, también coincidieron en que el desarrollo de nuevos medicamentos ya no depende tanto de las grandes farmacéuticas, sino de centros académicos involucrados en el nuevo ecosistema de investigación en salud a nivel mundial.

“El ecosistema se ha transformado de una manera muy radical. Ahora la innovación se da en la academia, en las universidades y los hospitales que hacen investigación médica y también en empresas de biotecnología”, afirmó Legorreta.

Hace 60 años la industria de producción de fármacos solamente estaba dominada por las grandes farmacéuticas, y la innovación era casi exclusivamente entendida en un sentido químico.

“De lo que se trataba era de meter compuestos químicos al cuerpo humano, esperar a que no fueran tóxicos y a que hubiera alguna eficacia, era un proceso de ensayo y error muy arduo y con muy pocos participantes, alrededor de 100 empresas en el mundo”, explicó el fundador de Royalty Pharma.

Sin embargo, la ciencia médica actual se ha transformado. Ahora no solamente está basada en procedimientos químicos, de laboratorio, sino también en otros procesos que involucran ramas emergentes del conocimiento.

“Ahora de lo que estamos hablando no es nada más de química, sino de métodos muy interesantes para desarrollar medicinas basados en el entendimiento del cuerpo humano y el mapeo del genoma. Los productos así obtenidos son más sofisticados, menos tóxicos y mucho más efectivos”, señaló Legorreta.

Esta tendencia explica que actualmente haya más de 5,000 laboratorios académicos alrededor del mundo con científicos innovadores que están haciendo la investigación inicial, que luego pasa a la industria biotecnológica.

“Veo una institución en América Latina que tiene la capacidad de convertirse en un polo de investigación importante, es el Tec, porque tiene algo que nadie tiene hoy en día en Latinoamérica: el compromiso de realmente enfocarse en la investigación en medicina”, precisó Legorreta.

La ventaja competitiva del Tec

Él también platicó que el modelo de investigación y hospital unidos en un mismo sistema universitario, existente en Harvard y Stanford, es un gran mérito con el que cuenta el Tec de Monterrey para lograr el desarrollo de nuevos fármacos.

“Eso le da una ventaja enorme porque así puede hacer investigación entre la universidad, los científicos que están dando clases y los doctores que están tratando pacientes”.

Este punto de vista fue respaldado por Andersson, quien ha logrado en 15 años llevar a la cima a la Universidad Tecnológica de Nanyang, a través de un modelo no solamente basado en la enseñanza, sino también en la investigación en salud.

“Ahora, en el 2021, la Universidad tiene el número 12 en el mundo y el número uno en Asia”.