Bitcoin para pagar el Uber La criptomoneda está imparable
¿Quieres invertir en Bitcoin? Tal vez éste sea el momento. (Foto: iStock)

¿Qué tienen en común el banco más antiguo de Estados Unidos, Uber, el esposo de Beyoncé y el dueño de Twitter? Todos están listos para seguir dándole un empujón a Bitcoin, esta criptomoneda cuyo crecimiento ya parece imparable.

El precio superó, por primera vez, los 50,000 dólares, algo inédito en el sector y sigue batiendo récords gracias al interés de los grandes bancos y de compañías como Tesla. Tras su subida vertiginosa en 2020, Bitcoin ha quintuplicado su valor desde hace un año.

Pero, mientras algunos observadores desconfían de la volatilidad de este mercado descentralizado, que no se basa en ningún activo, otros creen que la situación es muy diferente a la de 2017, cuando los precios habían subido con el mismo entusiasmo antes de estrellarse a principios de 2018.

“El creciente interés de las empresas por las criptomonedas ha transformado el mercado en comparación con 2017”, dijo Neil Wilson, analista de Markets.com.

La semana pasada, el fabricante de coches eléctricos Tesla, Elon Musk, anunció por sorpresa que había invertido 1,500 millones de dólares en Bitcoin.

Recomendamos: La criptomoneda vale más que nunca. Te contamos

Más apoyos

Mientras, Bitcoin sigue sumando apoyos: el banco más antiguo de Estados Unidos, Bank of New York Mellon (BNYM), anunció que planea ofrecer servicios de administración de activos digitales, mientras Uber indicó que analiza aceptar criptomonedas como medio de pago.

BNYM, fundada en 1784, creó una nueva unidad de servicios relacionada con estos activos, que incluyen criptomonedas, y actualmente está trabajando en el desarrollo de una plataforma para custodiarlos y administrarlos.

El director ejecutivo de Uber, Dara Khosrowshahi, dijo a la cadena CNBC: “así como aceptamos todas las formas de monedas locales, estaremos analizando si las criptomonedas o bitcoines podrían usarse para transacciones. Es bueno para el negocio”.

Otros personajes

Jack Dorsey, el fundador de Twitter, anunció la creación, junto al rapero Jay Z, de una fundación para financiar el desarrollo del bitcoin como una “moneda de Internet”.

“Jay-Z y yo vamos a donar 500 bitcoines a una nueva fundación llamada Btrust para financiar el desarrollo de bitcóin, que inicialmente se centrará en equipos en África e India”, tuiteó Jack Dorsey, también jefe de Square, una empresa de servicio de pagos.

“Será un fideicomiso ciego, que no recibirá ninguna instrucción nuestra”, dijo Dorsey, y mencionó la existencia de un enlace en Internet para presentar candidaturas a los tres primeros puestos del directorio.

Según la página de la aplicación, la misión de Btrust será “hacer de Bitcoin la moneda de Internet”.

Recomendamos: Este es el costo ambiental de las criptomonedas

Y Canadá también

Las autoridades canadienses autorizaron el lanzamiento del primer fondo bitcoin cotizado en bolsa del mundo, lo que brinda a los inversores un mayor acceso a la criptomoneda.

Además, en octubre, el gigante de pagos en línea Paypal lanzó un servicio de compra, venta y pago de criptomonedas, mientras que Square anunció que había invertido 50 millones de dólares en bitcoines.

BlackRock, que gestiona billones de dólares en nombre de fondos que administran las pensiones de funcionarios y empresas y de gente adinerada, también reforzó la legitimidad de la moneda virtual al sumarla a fines de enero a la lista de productos financieros en los que podría invertir.

Mientras, el emisor de tarjetas de crédito Mastercard, que ya ofrece tarjetas específicamente dedicadas a la criptomoneda a través de socios, anunció que comenzará a aceptar y administrar ciertas monedas virtuales en su propia red a partir de este año.

Reguladores, alerta

Bitcoin y otras criptomonedas todavía están lejos de contar con el visto bueno de los reguladores. Janet Yellen, la nueva secretaria del Tesoro estadounidense, estimó recientemente que las criptomonedas se usaban “principalmente” para el financiamiento de actividades ilícitas, y que el gobierno debería asegurarse de que no se conviertan en un medio para lavar dinero.