Que pasa si se aplican vacunas distintas contra la Covid-19
Productos distintos en un mismo esquema de vacunación. (Foto: iStock).

Es poco común combinar dos versiones de un mismo producto. La gente no suele beber dos tipos de cafés en una misma taza, ni calzar una pantufla en un pie y una bota en el otro. Sin embargo, en estos ejemplos, no es dañino hacer dichas combinaciones. Algo parecido pasa con las vacunas contra la Covid-19: ¿pueden aplicarse dosis de diferentes laboratorios a una misma persona?

Lee también: México confirma uso de emergencia para Sinovac y Cansino ( y abre la puerta a combinar vacunas)

En otros países

El pasado 10 de febrero, Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, abrió la posibilidad de combinar la aplicación de vacunas en México, por ejemplo, una primera dosis de AstraZeneca o de Pfizer y otra más de Sputnik o Cansino.

“¿Qué pasa si combinamos las vacunas? Por ejemplo, la primera dosis con Pfizer, y la segunda dosis con la vacuna Sputnik; o la primera con la vacuna de AstraZeneca y luego la vacuna Cansino. No hay ninguna restricción en términos de patente. No hay restricción que impida que se haga. Biológicamente no hay ningún peligro. No se le va a causar daño a una persona porque se le ponga una dosis de una y otra de una diferente, que actúan con mecanismos diferentes”, dijo el funcionario.

Estas reflexiones surgen a raíz de que el gobierno experimenta complicaciones en la administración de las vacunas contra la Covid-19, puesto que no ha llegado a territorio nacional la suficiente cantidad de ellas para completar el esquema de dos dosis de una misma marca a la población prevista.

Pero, la estrategia de combinar vacunas para enfrentar el desabasto no es nueva en el mundo. El gobierno de Canadá, por ejemplo, la establece en una guía, en la cual se lee lo siguiente:

“Se autoriza habitualmente el uso de vacunas similares de diferentes fabricantes. Circunstancias como la escasez de vacunas, la contraindicación de una vacuna específica, los cambios en la disponibilidad del producto o la migración entre jurisdicciones pueden requerir la administración de vacunas de diferentes fabricantes a la misma persona a lo largo del tiempo”.

Te puede interesar: ¿Cómo funcionan las vacunas contra la Covid-19? ¿Son seguras? Resolvemos tus dudas

Estrategia válida, pero no probada

Respecto a la intercambiabilidad de vacunas, Mauricio Rodríguez Álvarez, vocero de la comisión de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) para la Covid-19, afirma en entrevista para Tec Review que es una estrategia científicamente válida, aunque aún no está probada en los ensayos que se han estado haciendo para enfrentar de una manera alternativa la pandemia actual.

“Si se encuentran buenos resultados en los estudios, será una gran noticia, pues se podrán completar esquemas con una vacuna diferente y no se va a depender exclusivamente de que llegue o no llegue una vacuna en particular”, comenta.

Este especialista afirma que, seguramente antes de abril, se van a tener dichos resultados; con estos en mano, los responsables de la vacunación contra la Covid-19 podrán pedir permiso a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) para hacer la modificación en la indicación terapéutica a nivel nacional.

El principio teórico que fundamenta los estudios de intercambiabilidad de vacunas contra el SARS-CoV-2 es que comparten el mismo objetivo biológico.

“Todas las vacunas estimulan la respuesta inmune contra el mismo elemento del virus que es la proteína espícula de la superficie”, precisa Rodríguez Álvarez.

No vamos a elegir nuestra vacuna

Este vocero, quien también es profesor en la Facultad de Medicina, de la UNAM, advierte a los mexicanos que no crean que van a poder elegir la vacuna y el esquema de vacunación que más les guste, como si se tratara de leche.

“Cuando la gente va al supermercado, se para frente el pasillo de lácteos y no le alcanza la vista para mirar todas las marcas y presentaciones diferentes de leches al mismo tiempo. Ahí sí se puede escoger la que se quiera. Con las vacunas no vamos a poder hacer algo así, no vamos a poder escoger cuál queremos, porque no hay suficientes en el mercado, y las que lleguen se tienen que usar y se tienen que usar bien”, aclara.

También recomienda no tener prejuicios, como los últimamente expresados en internet, sobre todo en el sentido del país de origen de las vacunas disponibles.

“No hay que tener ideologías contra ninguna de las vacunas. Si, por ejemplo, la gente se queda con la idea de que la vacuna rusa es mala, porque alguien dijo que los rusos son malos, se correría el riesgo de que las vacunas se queden en los refrigeradores, no se usen, se desperdicien y la gente no se proteja”, señala.

Recomendamos: OMS pide desarrollo masivo de vacunas y aplicación justa

En espera de los estudios

Hugo López-Gatell Ramírez explicó que no se hará una combinación de vacunas en una sola dosis. Es decir, la primera dosis será de un laboratorio y –las que requieren de una más– sí podrían hacerse de otro laboratorio. Sin embargo, antes de tomar una decisión, se esperará a un estudio que se realiza en Reino Unido.

“Entonces queda la pregunta: si se puede hacer y si es seguro ¿qué beneficios tendría hacer estas combinaciones en una situación donde México y todos los países estamos teniendo abastecimiento inconstante de las distintas vacunas? Por eso es importante ese estudio, porque en un momento dado se podría llegar a encontrar que la combinación de vacunas –conforme van llegando– pudieran tener el mismo efecto que si se esperara a tener segundas dosis específicamente de la misma vacuna con la que se puso la primera dosis”, dijo en su conferencia del jueves pasado.

 

Que pasa si se aplican vacunas distintas contra Covid-19