ivermectina
Pastillas de ivermectina. (Foto: iStock)

La manzana (o antibiótico) de la discordia es la ivermectina. Mientras que la Asociación Mexicana de Infectología y Microbiología Clínica (AMIMC) no sugiere su uso en el tratamiento contra la Covid-19, Zoé Robledo Aburto, director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), sí lo autoriza.

“No se recomienda el uso de ivermectina… Los antibióticos no actúan sobre el SARS-CoV-2”, se lee en un comunicado de la AMIMC fechado el 22 de enero.

Sin embargo, Robledo aseguró que el antibiótico en cuestión seguirá siendo administrado por el IMSS a pacientes con Covid-19, dada la ausencia de estudios científicos que prohíban su utilización.

“Recientemente, el 17 de enero pasado, los institutos nacionales de salud de los Estados Unidos ratificaron su posición respecto a la ivermectina y pasó de una posición que sería más similar a la que había el año pasado, con una no recomendación para su uso, a una no prohibición sobre su uso”, declaró el 3 de febrero en conferencia de prensa.

“Dicen, se tiene que seguir investigando antes de recomendar su uso, pero no recomendamos dejar de usarla. No recomendamos no usarla. Es algo importante en el gremio”, agregó.

Recomendamos: Las medicinas y remedios falsos contra la Covid-19

La controversia puesta en la balanza

Al respecto, Paola Castillo Juárez, profesora-investigadora de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB) del Instituto Politécnico Nacional (IPN), expresa en entrevista para Tec Review que la afirmación de Robledo tiene que ver con la postura de la Organización Mundial de la Salud (OMS) muy al inicio de la pandemia, cuando sacó un protocolo en que se incluía la ivermectina como un medicamento plausible.

“Fue para probar con fármacos en aras de tener algún remedio; se buscaba lo que se tenía a la mano con base en la idea de redirección de fármacos; esto es, fármacos que son para una enfermedad, pero que pueden tener efecto en otra, pero ningún estudio hasta el momento ha demostrado que la ivermectina es efectiva contra la Covid-19”, explica esta académica del IPN.

Ella especifica que la ivermectina es una píldora contra parásitos, de uso muy común en veterinaria, pero también suele ser recetada a seres humanos cuando se enferman por haber consumido comida contaminada con materia fecal, en la calle.

“La FDA (Food and Drug Administration) dice que no se utilice, porque ningún estudio ha demostrado que tenga efectos contra el coronavirus. No ayuda a disminuir la carga viral y no ayuda a mejorar el cuadro clínico”, asevera Castillo Juárez.

La ivermectina, además, puede causar efectos secundarios: desde sarpullido, inflamación o náuseas hasta dolor de cabeza, mareo o convulsiones; y si no se toma en el modo adecuado, puede dañar el hígado, según esta catedrática.

Lee también: Los riesgos letales de los alcoholes en gel hechos de metanol

Solamente bajo supervisión médica

Castillo recomienda a los pacientes con Covid-19 que sí son recetados con ivermectina, la acepten, pues actualmente los galenos están recurriendo a este medicamento porque a lo mejor funciona.

“Se puede emplear siempre y cuando un médico esté vigilando el tiempo, las dosis y las concentraciones que se van a tomar”, advierte.

La ivermectina tiene un efecto positivo en la disminución del virus SARS-CoV-2, conforme con un artículo publicado en junio de 2020, en la revista Antiviral Research. Esto ha inspirado a algunos médicos a recetar esta sustancia en fases tempranas de la Covid-19.

“Fue un estudio que dice que pudiera tener efecto, considerando un tiempo de infección muy corto, se monitorearon dos horas; fue un ensayo in vitro, pero no se han hecho pruebas en pacientes”, detalla Castillo.

Finalmente, esta especialista platica que a casi un año de contingencia sanitaria en México, la población no debe bajar gradualmente la guardia en las medidas preventivas, en el sentido de no caer en la tentación de interpretar que un semáforo epidemiológico rojo más bien es naranja y vivirlo como si fuera verde en las acciones cotidianas.

Recomendamos: El nuevo antibiótico tipo ‘LEGO’ para vencer a las bacterias resistentes

Los estudios sobre los antibióticos

Científicos apoyados por el Fondo Nacional Suizo (FNS) confirmaron que algunas bacterias se vuelven inactivas o “se ponen en guardia” para sobrevivir a los antibióticos y que una vez terminado el tratamiento recuperan su virulencia, lo que las hace muy difíciles de tratar.

Los científicos demostraron que estas bacterias ralentizan su metabolismo, pero no realizan una parada completa, sino que se quedan en “estado de vigilia” para sobrevivir mejor a un entorno hostil, informó el FNS mediante un comunicado.

“Creemos que si logramos reactivar el crecimiento de estas bacterias, los antibióticos podrán eliminarlas”, explicó la profesora de Infectología del hospital cantonal de Zúrich y una de las autoras del estudio, Annelies Zinkernagel. (Con información de EFE)