La destreza de los pulgares humanos existe desde hace 2 millones de años