BioNTech: la decisión de un matrimonio que salvó al mundo de la Covid-19