Google y su lucha contra los medios de comunicación
La aplicación del logotipo de Google de la empresa multinacional estadounidense de tecnología y servicios relacionados con Internet en una tableta. (Foto: DENIS CHARLET / AFP)

Aparecer en el buscador de Google puede ser una aspiración para muchos medios de comunicación, pero en el mundo los cuestionamientos ante el monopolio del gigante tecnológico continúan.

En Francia, un conglomerado de publicaciones ganó una lucha sin precedente para que el buscador pague por el contenido que presenta, Australia quiere seguir el ejemplo. Te contamos.

Recomendamos: En otro ‘round’ en el Senado de EU, las big tech defienden imparcialidad política

Los franceses le ganan a Google

Google y un ‘lobby’ de medios franceses acordado un marco de trabajo sobre los derechos de autor, en virtud del cual el gigante tecnológico estadounidense pagará a los editores de noticias por el contenido en línea, la primera vez que ocurre en Europa.

La medida allana el camino para acuerdos de licencias individuales para las publicaciones francesas, algunas de las cuales han visto menguar sus ingresos con el auge de Internet y la caída de la circulación impresa.

Es probable que el acuerdo, que tiene como objetivo proporcionar una forma sostenible de pagar a los editores, sea observado de cerca por otras plataformas como Facebook, dijo un abogado involucrado en las conversaciones.

Google, propiedad de Alphabet, y la Alianza de la Prensa de Información General (APIG), dijeron en un comunicado que el marco incluye criterios como el volumen diario de publicaciones, el tráfico mensual en Internet y la “contribución a la información política y general”.

Hasta ahora, Google solo había firmado acuerdos de licencia con algunas publicaciones en Francia, incluidos los diarios nacionales Le Monde y Le Figaro. Estos tienen en cuenta el marco acordado con APIG, dijo un portavoz de Google.

El vehículo de Google para pagar a los editores de noticias, llamado Google News Showcase, es otro producto nuevo que ha desarrollado y permite a los editores seleccionar su propio contenido en línea. Por el momento solo está disponible en Brasil y Alemania.

Google y APIG no dijeron cuánto dinero se podría distribuir a los miembros de la asociación, que incluyen a la mayoría de las editoriales nacionales y locales francesas. Tampoco se revelaron detalles sobre cómo se calculará la remuneración.

El acuerdo llega tras meses de negociaciones entre Google, editores franceses y agencias de noticias sobre cómo aplicar las renovadas normas de derechos de autor de la Unión Europea, que permiten a los editores exigir una tarifa a las plataformas en línea que muestren extractos de sus noticias.

Recomendamos: Google ya tiene sindicato

Amenaza a Australia

Sin embargo, Google endureció el tono en Australia y amenazó con bloquear su motor de búsqueda si Canberra no modifica el proyecto destinado a obligar al gigante californiano a remunerar a los medios de comunicación por su contenido.

El gobierno australiano trabaja en un “código de conducta vinculante” que supuestamente regirá las relaciones entre los medios de comunicación y los gigantes que dominan internet, entre los que destacan Google y Facebook, que captan buena parte de los ingresos publicitarios.

Este proyecto, uno de los más restrictivos del mundo, prevé sanciones de millones de dólares en caso de infracción y se dirige al “hilo de actualidad” de Facebook y a las búsquedas en Google.

Pero la directora general de Google Australia, Mel Silva, declaró que el “peor escenario” posible sería que el borrador del código se aprobara tal cual, y que llegado el caso su grupo se vería obligado a suspender sus servicios de búsqueda en Australia.

“Si esta versión del código se convierte en ley, no nos dejaría otra opción más que suspender Google Search en Australia”, declaró Silva.

Una amenaza a la que respondió el primer ministro australiano, Scott Morrison.

“Australia es la que establece las reglas de lo que se puede hacer en Australia. Es nuestro Parlamento el que decide”, soltó. “Las personas que estén dispuestas a trabajar dentro de este marco en Australia son bienvenidas. Pero no cedemos a las amenazas”.

Te puede interesar: La pandemia acelera el final de la prensa en papel, pero dispara la digital

“Un precedente insostenible”

La iniciativa australiana se está siguiendo muy cerca en todo el mundo en un momento en el que los medios sufren en una economía digital donde Facebook, Google y otras grandes empresas tecnológicas captan cada vez más ingresos por publicidad.

La crisis de los medios se ha agravado con el colapso económico provocado por el coronavirus. En Australia decenas de periódicos han cerrado y cientos de periodistas se han quedado sin empleo.

El borrador del código prevé que Google y Facebook remuneren a los medios australianos, ya sea el grupo público ABC o los periódicos del grupo News Corp de Rupert Murdoch, por usar su contenido.

El gobierno apunta solo a Facebook y Google, pero no a otras plataformas muy populares como Instagram o YouTube.

Uno de los aspectos más polémicos es que Google y Facebook deberían entrar en un arbitraje vinculante con cada medio, a falta de un acuerdo amistoso. El árbitro decidiría entre la posición de los medios y los gigantes tecnológicos sobre el monto de la remuneración.

“Esta disposición del código sentaría un precedente insostenible para nuestro sector y la economía digital”, dijo Silva. “No es compatible con la forma en que funcionan los motores de búsqueda o internet”.

Silva insistió en que Google quería apoyar a los medios de comunicación y sugirió modificar el borrador del código que debe entrar en vigor este año.

“Hay un camino claro hacia un código justo y con el que podemos trabajar, con simplemente unas pequeñas enmiendas”, dijo.

Google ya había dicho recientemente que podría impedir que el contenido de los sitios web de medios australianos apareciera en las respuestas de su motor de búsqueda. Empezó a probar este tipo de medidas entre algunos internautas. (Con información de Reuters y AFP)