qué es el mejoramiento vegetal
La Asociación Mexicana de Semilleros lleva 50 años promoviendo la producción y uso de semillas mejoradas para siembra e investigación fitogenética en México y es la referencia nacional e internacional en todo lo concerniente a semillas para siembra en México (Ilustración: YouTube / AMSAC)

En algún lugar del planeta Tierra hace más de 10,000 años, alguien escogió el fruto más dulce, con el color más vibrante y el aroma más apetecible. Así nació a agricultura y el mejoramiento vegetal. 

Hay evidencias comestibles de cómo nuestros antepasamos copiaron a la naturaleza y la mejoraron a través de la selección de los mejores ejemplares. 

Es así que nada de lo que comemos es como era en un principio, por ejemplo, el antepasado de la zanahoria era una raíz silvestre dura, desabrida y amarga. Muy diferente a como la conocemos. Esta favorable evolución de las zanahorias fue posible gracias a la selección humana, esta técnica la conocemos como: mejoramiento vegetal.

En la actualidad y, gracias al estudio de los científicos en la rama de agricultura y química de alimentos el mejoramiento vegetal, ya no se hace de manera manual (seleccionando y reproduciendo los mejores ejemplares). Ahora se hace gracias al entendimiento del material genético de cada planta. Es decir, se detecta exactamente qué letra editar o desactivar para mejorar el alimento.

Recomendamos: ¿Qué es el glifosato? ¿Por qué se ordenó su eliminación?

No tiene nada que ver con transgénicos 

“El mejoramiento vegetal usa técnicas desde convencionales hasta CRISPR-Cas y no tiene que ver con transgénicos. Nosotros trabajamos con la misma planta, con la misma especie y con sus propios genes. Identificamos cuáles genes o qué parte de los genes le confieren ciertos atributos a esa planta, para que los potencie y se expresen en la calidad de los alimentos: verduras, frutas, granos”, explica el ingeniero Mario Puente, Director de la Asociación Mexicana de Semilleros.

En el caso de los transgénicos se incorpora material genético de una especie diferente, por ejemplo, el de una bacteria y se introduce a la una planta con el fin de dar las características que la población demanda: resistencia, color, sabor u otra. 

La innovación del mejoramiento vegetal edita con precisión sobre los propios genes de la planta. “La diferencia principal es que los alimentos editados son procesos que podrían ocurrir de forma natural en la planta y en el caso de los transgénicos es algo que nunca podría ocurrir de manera natural”, precisa Puente.  

La Asociación Mexicana de Semilleros lleva 50 años promoviendo la producción y uso de semillas mejoradas para siembra e investigación fitogenética en México y es la referencia nacional e internacional en todo lo concerniente a semillas para siembra en México (Ilustración: YouTube AMSAC)
La innovación del mejoramiento vegetal edita con precisión sobre los propios genes de la planta. (Ilustración: YouTube AMSAC)

Te puede interesar: ¿Cuál es la alimentación más adecuada para responder a la Covid-19?

Adiós alergias, hola a alimentos más duraderos

El mejoramiento vegetal no se reduce al mejoramiento, también atiende áreas como susceptibilidad a plagas, sequías y alergias. Los expertos indentifican cuáles genes de la planta son los que la hacen susceptible a ciertas plagas o son causantes de alergias y una vez identificados se inactivan o eliminan. 

“Por ejemplo, hay virus que merma la producción de tomate, en este caso se identifica cuál es el gen que lo hace susceptible. Después, se puede eliminar una parte del gen o el gen completo para que ese virus no afecte a la planta. Una vez que el tomate no tiene la característica del gen que lo hace susceptible entonces aunque llegue el virus no va a tener problemas la planta”, explica.

En el caso de alergias, sucede lo mismo, se identifica el gen o la parte que causa la alergia en nueces o el gluten en el trigo, entonces es posible eliminarlo o innactivarlo para que no se exprese en el producto que va a ser consumido y no ocasione la alergia. 

El mejoramiento vegetal usa técnicas desde convencionales hasta CRISPR-Cas y pero a diferencia de los transgénicos trabaja con los genes de la misma planta. (Ilustración: YouTube / AMSAC)
El mejoramiento vegetal usa técnicas desde convencionales hasta CRISPR-Cas y pero a diferencia de los transgénicos trabaja con los genes de la misma planta. (Ilustración: YouTube / AMSAC)

“Un caso probado en otro país, fue la papa. Se identificó el gen que hacía que ésta se oxidara, de modo que se logró que tuviera mayor vida en anaqueles. Esto puede ser aplicado en todas las frutas”, dice Puente. De acuerdo a la FAO del 30 al 40 % de los alimentos e desperdician en la última fase del consumo, evitando su rápida oxidación es posible hacerle frente a esta cifra.

Pero, el tema más importante que ataca es la seguridad alimenticia. De acuerdo a la FAO un 40 % de la producción se pierde por el impacto negativo de las plagas y enfermedades.  A través de estas herramientas se pueden tener semillas resistentes a diversas plagas y enfermedades que afectan la agricultura.

“Con la innovación en la mejora de alimentos logramos reducir ese porcentaje y se contribuye a la seguridad alimentaria de nuestro país y en general del mundo, también se reduce ese 40 % de desperdicio en la última fase del consumo al desarrollar semillas que tengan más vida en anaquel y por lo tanto en nuestras cocinas”, asegura el Director de la Asociación Mexicana de Semilleros.

Te puede interesar: Estas 10 semillas son resistentes al cambio climático

¿Por qué no usamos mejoramiento de semillas en México?

La Asociación Mexicana de Semilleros (AMSAC) lleva 50 años promoviendo la producción y uso de semillas mejoradas para siembra e investigación fitogenética en México y es la referencia nacional e internacional en todo lo concerniente a semillas para siembra en México.

La AMSAC buscan la actualización de la Ley Federal de Variedades Vegetales y su Reglamento de 1996. Esta ley tiene 25 años y el campo se ha actualizado, la ciencia ha avanzado, pero el marco jurídico no permite el uso de estas semillas en México por lo que siguen en el laboratorio o en áreas controladas.

En busca de que esta ley se actualice y las semillas mejoradas puedan ser implementadas en el campo, la AMSAC trabaja con diferentes universidades entre estas, CINVESTAV, UNAM y la Universidad Autónoma Chapingo para exponer las bondades de estas técnicas. 

“Actualmente trabajábamos con la Secretaria de Agricultura y Desarrollo Rural para analizar y mostrar las bondades que representan estas nuevas tecnologías de innovación del mejoramiento vegetal y que podamos aprovecharlas para ser sustentables, competitivos, y brindar seguridad alimentaria al país”, dice Mario.

En Mexico, se está gestando un proyecto para reactivar la soya que desapareció debido al ataque de la mosquita blanca, en ese sentido, el mejoramiento de la soya evitaría que la cosecha se pierda debido a esta plaga y, además, evitaría las importaciones extranjeras. 

La pandemia ha demostrado que es vital reducir la dependencia que tenemos del extranjero porque en un crisis santaria los países se fijan en alimentar a su población y no en las exportaciones. Urge que México tenga sus propios cultivos de maíz amarillo, soya, frijoles, arroz, entre otros”, concluye.