¿Por qué tu gato come y se revuelca en el catnip? Te contamos (Foto: iStock)

Hace unas semanas se hizo viral en redes sociales como un gato no puede parar de consumir ‘catnip’ o hierba gatera, aunque su dueña, riéndose, le gritaba que tuviera “autocontrol”. En internet hay muchos videos e historias, pero ¿por qué tu gato se revuelca en el catnip?

De acuerdo con un estudio publicado el pasado 20 de enero en la revista Science, los gatos domésticos y otros felinos se frotan la cara y la cabeza contra la hierba gatera (Nepeta cataria) y la vid plateada (Actinidia polygama) porque les genera endorfinas…pero también protección contra mosquitos.

“Descubrimos que el iridoide nepetalactol es el componente principal de la vid plateada que provoca esta potente respuesta en gatos y otros felinos. El nepetalactol aumentó los niveles endorfina en gatos, mientras que la inhibición farmacológica de los receptores opioides suprimió la clásica respuesta al frotamiento. El comportamiento de frotamiento transfiere nepetalactol a la cara y la cabeza, donde repele al mosquito, Aedes albopictus. Por lo tanto, el comportamiento de auto-unción ayuda a proteger a los gatos contra las picaduras de mosquitos”, resume el estudio de los investigadores Reiko Uenoyama y Tamako Miyazaki, de Facultad de Agricultura, Universidad de Iwate, en Japón.

La hierba gatera (Nepeta cataria) y la vid plateada (Actinidia polygama) contienen compuestos químicos llamados iridoides que protegen a las plantas contra pulgas y garrapatas y se sabe que son la clave de la euforia producida en los gatos.

Para determinar el efecto fisiológico de estos compuestos, Miyazaki de la Universidad de Iwate pasó cinco años realizando diferentes experimentos utilizando las plantas y sus productos químicos.

Recomendamos: ¿Por qué y cómo los gatos se asean a lengüetazos?

La explicación

Primero, su equipo extrajo sustancias químicas presentes tanto en la hierba gatera como en las hojas de parra plateada e identificó el componente más potente que produce el efecto felino: una sustancia química de menta y plata llamada nepetalactol que no se había demostrado que afectara a los gatos, hasta este estudio.

Luego, pusieron 10 hojas de nepetalactol en bolsas de papel y las presentaron, junto con bolsas que contenían solo una sustancia salina, a 25 gatos domésticos para evaluar su respuesta. La mayoría de los animales solo mostraron interés en las bolsas con nepetalactol.

Para asegurarse de que este fuera el objeto de la atracción de los felinos, repitieron el experimento con 30 gatos salvajes, un leopardo, dos linces y dos jaguares que vivían en los zoológicos Tennoji y Oji de Japón.

Grandes o pequeños, los felinos se rindieron a la sustancia, frotándose la cabeza y el cuerpo en los parches durante un promedio de 10 minutos. Por el contrario, los perros y ratones que se probaron no mostraron interés en el compuesto.

A continuación, los investigadores midieron las beta-endorfinas, una de las hormonas que naturalmente alivia el dolor e induce el placer al activar el sistema opioide del cuerpo, en el torrente sanguíneo de cinco gatos, cinco minutos antes y después de la exposición.

Los investigadores encontraron que los niveles de esta “hormona de la felicidad” se elevaron significativamente después de la exposición al nepetalactol en comparación con los controles. Cinco gatos que tenían bloqueados sus sistemas opioides no se frotaron en las bolsas infundidas con nepetalactol.

Pero los investigadores querían saber si había una razón para que los gatos se volvieran locos, más allá del puro placer.

Repelente natural

Fue entonces cuando uno de los científicos se enteró de las propiedades repelentes de insectos de la nepetalactona. Los investigadores plantearon la hipótesis de que cuando los felinos en la naturaleza frotan la hierba gatera o la vid plateada, esencialmente están aplicando un repelente de insectos.

Primero, mostraron que los gatos pueden transferir la sustancia química a su piel y luego realizaron un desafío con mosquitos vivos, similar a cuando se usan los brazos de las personas para evaluar repelentes de insectos.

Colocaron las cabezas tratadas con nepetalactol de gatos sedados en cámaras llenas de mosquitos y contaron cuántos cayeron sobre ellos; fue aproximadamente la mitad del número que aterrizó en cabezas de felinos tratadas con una sustancia neutra.

La mayoría de los científicos y dueños de mascotas asumieron que la única razón por la que los gatos se revolcaban en hierba gatera era por la experiencia eufórica, dice Miyazaki. “Nuestros hallazgos sugieren, en cambio, que rodar es más bien un comportamiento funcional”.

Los investigadores especulan que los antepasados ​​de los gatos podrían haber frotado sus cuerpos contra las plantas por casualidad, disfrutar de la sensación y seguir haciéndolo. Sin embargo, no está claro si fue la respuesta eufórica, o las propiedades repelentes de insectos de la planta, lo que los mantuvo en movimiento.

“Cualquiera que se haya sentado en el campo a observar a los animales que emboscan a sus presas sabe lo difícil que es para ellos quedarse quietos cuando hay muchos mosquitos que pican alrededor”, dice Miyazaki. “No parece descabellado, por tanto, argumentar que existe una fuerte presión de selección” para mantener alejados a los molestos bichos.

El equipo, que ya ha patentado un repelente de insectos basado en nepetalactol, planea a continuación identificar los genes del gato involucrados en la respuesta de la hierba gatera y examinar la acción de la sustancia contra otras plagas de insectos. (Fuente: Science)

Te puede interesar: Así puedes comunicarte con tu gato