Nelly y Erick las variantes de la Covid-19
Un escaneo 3D del virus SARS-CoV-2 creado por el laboratorio de diseño Nanographics se ve en este folleto publicado en Viena, Austria, el 20 de enero de 2021. (Foto: Nanographics.at / REUTERS )

En diciembre, una noticia sobre el SARS-CoV-2 prendió las alertas internacionales: una nueva ‘forma’ del virus, detectada en Gran Bretaña, resultaba más contagiosa. Semanas más tarde, se dio a conocer otra más en Sudáfrica y una más en Brasil. Te explicamos sobre Nelly y Erik, las variantes de Covid-19 que provocan mayor mortalidad.

Recomendamos: El virus SARS-CoV-2 está mutando, pero ¿nos afecta?

Las mutaciones fueron denominadas por los genetistas como Nelly y Erick, por su similitud con sus nombres técnicos: N501Y y E484K.

Según un artículo publicado en la revista Science, los científicos han mostrado su preocupación ante esta posible evolución, ya que han descubierto que las combinaciones de mutaciones quizá se repiten porque suponen una ventaja para el virus, pero aún no tienen claro sus efectos sobre la pandemia. 

En el caso de la cepa del Reino Unido ya se encuentra presente en al menos 40 países y es entre un 30 % y un 50 % más transmisible, de acuerdo con las autoridades británicas.

Este viernes 22, el primer ministro británico, Boris Johnson, anunció que hay indicios de que la nueva variante, puede estar asociada a una mayor mortalidad.

En el caso de hombres de unos 60 años, la mortalidad en el país era anteriormente de 10 pacientes por 1,000 enfermos y actualmente estaría entre 13 y 14 por 1,000, explicó el principal consejero científico del ejecutivo de Gran Bretaña, Patrick Vallance.

Sin embargo, Vallance agregó “que hay mucha incertidumbre en torno a estas cifras” y que se necesita “más trabajo para tener una comprensión precisa. Estos indicios no son todavía sólidos, sino que se trata de una serie de informaciones diferentes que se unen para apoyar esta conclusión”.

Los virólogos en alerta

Jesse Bloom, un biólogo evolutivo del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson –citado por Science– mostró que el E484K también redujo 10 veces la potencia de los sueros convalecientes de algunos donantes, aunque se apresura a agregar que esto no significa necesariamente la mutación haría que la inmunidad de las personas a la nueva cepa se redujera 10 veces.

Sin embargo, las interacciones entre las nuevas mutaciones pueden dificultar la identificación de sus efectos.

Las variantes del Reino Unido, Sudáfrica y Brasil comparten la mutación N501Y (Nelly). Pero la mutación, que afecta a la proteína de pico, también ocurre en algunas variantes que no se propagan más rápido, lo que sugiere que N501Y no funciona sola, dice Kristian Andersen de Scripps Research: “Nelly podría ser inocente, excepto tal vez cuando está con sus malos amigos”. 

Bloom cree que es probable que ninguno de los cambios permita que el virus escape por completo a la respuesta inmune. “Pero esperaría que esos virus tengan alguna ventaja cuando gran parte de la población tiene inmunidad”, lo que podría ayudar a explicar el aumento en Manaus.

Aún no está claro cómo estas nuevas variantes están afectando el curso de la pandemia. En Manaos, por ejemplo, podría no tener nada que ver con el nuevo aumento de infecciones, la inmunidad de las personas podría simplemente estar disminuyendo, dice el epidemiólogo de Oxford Oliver Pybus.

Te puede interesar: El virus SARS-CoV-2 está mutando, pero ¿nos afecta?

Preocupación en la OMS

En una reunión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 12 de enero, cientos de investigadores debatieron las cuestiones científicas más importantes planteadas por la ola de nuevas mutaciones.

La OMS también convocó a su Comité de Emergencia Covid-19 el 14 de enero para discutir el impacto de las nuevas variantes y las restricciones de viaje que muchos países están imponiendo para contenerlas.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos publicaron un estudio de modelado que muestra que la cepa de Reino Unido podría convertirse en la variante predominante en los Estados Unidos en marzo.

Pero los científicos están igualmente preocupados por la una variante detectada en Sudáfrica.

Algunas de las mutaciones que porta, incluidas las denominadas E484K y K417N, cambian su proteína de superficie, su pico, y se ha demostrado en el laboratorio que reducen la eficacia con que los anticuerpos monoclonales combaten el virus.

En una conferencia de prensa, Mike Ryan de la OMS advirtió que los cambios en el comportamiento humano siguen siendo la principal fuerza impulsora del resurgimiento.

“Es demasiado fácil echarle la culpa a las variantes y decir que fue el virus el que lo provocó”, dijo. “Desafortunadamente, también es lo que no hicimos lo que lo hizo”.

¿Resistentes a las vacunas?

Hasta ahora, el virus no parece haberse vuelto resistente a las vacunas contra SARS-CoV-2 dice el vacunólogo Philip Krause, quien preside un grupo de trabajo de la OMS sobre vacunas Covid-19

“La noticia no tan buena es que la rápida evolución de estas variantes sugiere que si es posible que el virus evolucione hacia un fenotipo resistente a la vacuna, esto puede suceder antes de lo que nos gustaría”, agrega.

Si surgen cepas de SARS-CoV-2 resistentes a la vacuna, es posible que sea necesario actualizar las vacunas. Varias vacunas podrían cambiarse fácilmente para reflejar los últimos cambios, pero los reguladores podrían resistirse a autorizarlas sin ver datos actualizados de seguridad y eficacia, dice Krause.

Si circulan nuevas variantes junto con cepas más antiguas, incluso podrían ser necesarias vacunas multivalentes, eficaces contra varios linajes. “Para ser claros: estas son consideraciones posteriores”, dice Krause. “El público no debe pensar que esto es inminente y que se necesitarán nuevas vacunas”. (Con información de agencias y Science)

Recomendamos: ¿Cómo llegó la nueva variante de Covid-19 a México? Esto sabemos