toma de posesión de Joe Biden
El "Field of Flags" se ilumina en el National Mall mientras el edificio del Capitolio se prepara para la inauguración del presidente electo Joe Biden (Foto: Joe Raedle / Pool vía REUTERS)

Un día de toma de posesión como ningún otro en Washington. Joe Biden y Kamala Harris serán investidos presidente y vicepresidenta este miércoles 20 de enero en una capital desierta y ocupada por la Guardia Nacional de Estados Unidos.

toma de posesión de Joe Biden
Los focos iluminan el cielo desde el “campo de banderas” en el National Mall en honor a la próxima toma de posesión del presidente electo de los Estados Unidos, Joe Biden, en Washington, Estados Unidos (Foto: Jim Bourg /REUTERS )

La pandemia

Las autoridades exhortaron a los residentes de Washington a quedarse en casa para seguir virtualmente la ceremonia de toma de posesión del 46° presidente de los Estados Unidos, para no correr riesgos con la epidemia de Covid-19. También hicieron un llamado para que la gente no viaje desde otros estados a la capital.

Aunque quieran seguir la investidura, los ciudadanos se verán disuadidos de hacerlo por el gigantesco despliegue de fuerzas de seguridad en la capital, a raíz de la invasión del Congreso del seis de enero por seguidores del presidente saliente Donald Trump, en la que murieron cinco personas.

Precisamente, el otro gran ausente de las ceremonias será el propio Trump. Cuando Joe Biden preste juramento, habrá dejado Washington, rompiendo la tradición de una transferencia de poder pacífica y cortés.

Te puede interesar: Los pasos del juicio político a Trump por incitar a la violencia a través de redes sociales

Refugio en Mar-a-Lago

Cuando Joe Biden jure como nuevo presidente, el republicano seguramente ya estará en su club en Mar-a-Lago, en Florida. De acuerdo con fuentes de la Casa Blanca, el presidente planea salir de Washington el miércoles temprano.

Además, la cadena CNN reportó que el lunes fueron vistos en Mar-a-Lago camiones de mudanzas con las pertenencias de los Trump.

“A todos los que lo han preguntado, no asistiré a la ceremonia de investidura del 20 de enero”, dijo lacónicamente en uno de sus últimos mensajes en Twitter, antes de que la red social le cancelara indefinidamente su cuenta.

Es el primer presidente desde Andrew Johnson en 1869 que se negó a asistir a la investidura de su sucesor.

Según la tradición, el presidente saliente y la primera dama dan la bienvenida a la nueva pareja presidencial en la mañana de la inauguración y luego todos juntos van hasta el Capitolio. En su lugar, el recorrido será llevado por Timothy Harleth, jefe encargado del orden en la Casa Blanca.

toma de posesión Joe Biden
Miembros de la patrulla de la Guardia Nacional cerca del edificio del Capitolio. (Foto: REUTERS / Andrew Kelly)

Te puede interesar: Él es el abogado de origen mexicano elegido por Biden para luchar contra la Covid-19

Guardia Nacional desplegada

Desde esa “insurrección” –como la calificó Biden– contra el Congreso, la capital federal se ha transformado en una ciudad atrincherada.

Más de 20,000 efectivos de las Guardias nacionales patrullan las calles fuertemente armados. Se colocaron cercas con mallas de alambre y bloques de concreto para proteger edificios y monumentos como la Casa Blanca y el Capitolio, o para cerrar ejes viales enteros.

Para los veteranos de la guerra de Irak, el centro de la ciudad parece la zona verde de Bagdad.

El “National Mall”, una enorme explanada que va desde el Monumento a Lincoln hasta el Capitolio, estará cerrado al público. Aquí es donde cientos de miles de estadounidenses se congregan tradicionalmente para saludar a su nuevo presidente.

En cambio, un “campo de banderas” de casi 200,000 pancartas representará a los ciudadanos que no pudieron realizar el viaje.

La policía estadounidense ha advertido en repetidas ocasiones que las amenazas de nuevos ataques armados por parte de grupos de extrema derecha son reales. Por ello estará atenta a posibles disturbios durante este día histórico.

El apoyo de Hollywood

El nuevo presidente ya había planeado una ceremonia de inauguración principalmente virtual para evitar que se convirtiera en un gran foco de contaminación por Covid-19.

Desde el inicio de su mandato, quiere marcar su diferencia con Donald Trump, cuyos partidarios se niegan a usar una mascarilla y seguir la mayoría de las medidas de protección contra la epidemia.

La llegada del nuevo presidente será, por tanto, más que nunca un momento televisivo. Luego del juramento, Biden pronunciará el tradicional discurso de inauguración de gobierno en el que enfatizará la necesidad de reconciliar a los estadounidenses.

La estrella de la música pop Lady Gaga interpretará el clásico “Star-Spangled Banner”, el himno nacional de Estados Unidos, y la estrella latina Jennifer López realizará un número especial.

Por la tarde, Biden planea colocar una ofrenda floral en la Tumba del Soldado Desconocido en el cementerio de Arlington con tres de sus antecesores y sus esposas: el republicano George W. y Laura Bush, y los demócratas Bill y Hillary Clinton y Barack y Michelle Obama.

En el camino de regreso, la comitiva del nuevo presidente se detendrá a unos cientos de metros de la Casa Blanca y Biden podrá caminar hasta su nueva residencia.

A continuación, se espera que anuncie sus primeras decisiones presidenciales, de las que ya ha dado un adelanto, con la firma de una serie de decretos para dar un primer impulso.

En lugar de los tradicionales bailes y conciertos que suele hacer la nueva pareja presidencial en Washington, la fiesta será por televisión, con un espectáculo especial conducido por el actor Tom Hanks y en el que se verá hablar a Joe Biden y Kamala Harris en la pantalla. (AFP)