Empleos y neurodiversidad
La neurodiversidad es una nueva fuente de talento y esta tendencia ha llegado a México. (Fotografía: tomada de Facebook / Specialisterne)

Specialisterne es una empresa social que busca personas con talentos específicos para tareas dentro del sector informático que requieren una excelencia extrema.

Estos talentos o capacidades tienen que ver con un alto poder de concentración, tenacidad, perseverancia, gran atención a los detalles, mucha memoria y gran competencia visual.

“Este rendimiento, por encima de lo habitual, lo hemos encontrado en personas con un diagnóstico de Síndrome de Asperger o espectro autista”, dice Francesc Sistach, CEO de Specialisterne para España, Italia y América Latina.

Te puede interesar: Neurodiversidad, el antídoto para la discriminación digital

Neurodiversidad en el mundo laboral

“La neurodiversidad puede ser tan importante para la especie humana como la biodiversidad para la vida en general”, escribió el periodista Harvey Blume en 1998 en uno de sus artículos en la revista The Atlantic.

Esa definición es la que Specialisterne trata de hacer realidad. Su propuesta es convertir las características del autismo (atención a los detalles, concentración, honestidad) en súperhabilidades para el sector tecnológico.

Specialisterne es una iniciativa que comezó en Dinamarca en el 2004, y se dedica a la formación y reinserción laboral de personas con diagnóstico de autismo o Asperger. 

El 99% de las personas que ha formado Specialisterne trabajan para empresas del sector informático (Fotografía: tomadas de YouTube / Specialisterne)
El 99% de las personas que ha formado Specialisterne trabajan para empresas del sector informático (Fotografía: tomadas de YouTube / Specialisterne)

“Las personas con estos diagnósticos, generalmente, tienen un buen coeficiente intelectual y buenas capacidades cognitivas, pero sus dificultades a nivel social los han excluido del mundo laboral, cuando realmente están calificados para pertenecer a él”, dice Francesc Sistac.

En Specialisterne no hacen un proceso de selección clásico como el que haría un departamento de recursos humanos. No buscan, por ejemplo, personas flexibles, sociables, y muchos estudios universitarios.

“Nosotros lo que buscamos son esas capacidades innatas, y lo recibimos a través de un cuestionario, pero también con entrevistas personales y una serie de actividades donde los enfrentamos a varios retos, que nos permiten ver cómo afrontan diferentes situaciones, eso nos ayuda a ver si vas a ser un buen encaje o no, para esas tareas”, explica el CEO de Specialisterne.

Una de las pruebas que pone la empresa es la programación de un robot de Lego. Para este ejercicio no es requisito tener conocimientos previos de programación, porque se hace de una forma muy visual y sencilla, “esto nos permite ver cómo enfrentan un reto, cómo piden ayuda, cómo estructuran determinadas tareas y con eso podemos ver el potencial de cada uno”, indica.

En Specialisterne se han capacitado a más de 2 mil personas (Fotografía: tomada de YouTube / Specialisterne)
En Specialisterne se han capacitado a más de 2 mil personas (Fotografía: tomada de YouTube / Specialisterne)

Recomendamos: ¿Qué responsabilidades tiene la empresa en materia de subcontratación?

Con acento en las diferencias

“El 99 % de las personas que hemos formado no trabajan en las oficinas de Specialisterne, trabajan para otras empresas haciendo proyectos o son contratados –generalmente– en áreas donde falta talento, por ejemplo en el sector informático“, indica Francesc.  

En Specialisterne se han capacitado a más de 2,000 mujeres y hombres, además, su modelo ha  inspirado a otras empresas, por lo que se puede hablar de un impacto en más de 10,000 personas. En Latinoamérica apenas van comenzando y tienen un total de 170 personas capacitadas y trabajando, según datos de la empresa.

Desde hace 16 años, el proceso de capacitación es doble: cuando seleccionan a las personas neurodiversas (con autismo o Asperger), pero también cuando crean conciencia en las personas de la empresa donde van a trabajar.

“La neurodiversidad espanta mucho, pero no es tan complicado. La primera regla es tratarlos como cualquier otro empleado, porque los hemos preparado para ello“, explica Sistac.

Además, las personas capacitadas por la empresa tendrán siempre el acompañamiento de un asesor o manager, un psicólogo y –por supuesto– de sus compañeros de trabajo.

Neurovidersidad en acción

La empresa ha tenido experiencias satisfactorias por su labor, pero el inicio siempre es difícil. “Hay gente a la que le hemos tenido que pagar el pasaje del autobús para que tomen nuestra capacitación, porque la familia no tiene recursos, pero hoy son la primera fuente de ingresos de la familia y son, de acuerdo al banco donde trabajan, los mejores analistas de Big Data, cuenta el CEO de Specialisterne.

El ejemplo que narra Sistac sucedió en la sede de Sao Pablo en Itaú Unibanco Holding, uno de los bancos más importantes de Brasil, donde ahora hay un proyecto de 20 personas neurodiversas.

Las personas neurodiversas se destacan como analistas de Big Data, probadores de videojuegos y más (Fotografía: tomada de YouTube / Specialisterne)
Las personas neurodiversas se destacan como analistas de Big Data, probadores de videojuegos y más (Fotografía: tomada de YouTube / Specialisterne)

Otro caso es el de videojuegos de Sony, “ellos nos dijeron que nuestro personal encontraba el doble de errores que los demás probadores y eran los únicos que codificaban los errores de acuerdo a la nomenclatura y normativa. Nos aseguraron que nuestros testers prueban cosas que a nadie más se le ocurre probar”, cuenta.

Las personas neurodiversas no solo revisan si el personaje dispara correctamente o si los movimientos están bien, ellos prestan especial atención a detalles como la hoja de un árbol que está iluminada por la izquierda y el sol está a la derecha.

La mayoría de la gente que acude a Specialisterne ronda entra los 20 y 30 años, la edad donde la mayoría busca empleo, “pero nunca voy a olvidar un caso donde vino una persona de más de 40 años, quien, después de la capacitación, fue contratado por una empresa. Su papá de más de 70 años nos llamó para corroborarlo, dijo que ahora podía morir en paz sabiendo que su hijo podría sobrevivir y mantenerse solo”, dice Sistac.

Esas son las historias detrás de la empresa que busca personas neurodiversas para insertarlas en el mercado laboral. “No renuncien a sus hijos nunca, yo mismo tengo una hija con autismo severo y no renuncio a la idea de que un día ella trabaje”, agrega Sistac.

La neurodiversidad es una nueva fuente de talento y esta tendencia ha llegado a México, actualmente solamente se cuenta con un proyecto, pero Francesc Sistac espera que este año puedan retomar los planes que comenzaron en 2020.