Empleados de restaurantes participan en una protesta de "cacerolazo" aplastante luego de que el gobierno implementara medidas de cierre en sus actividades, mientras continúa el brote de la enfermedad del coronavirus (COVID-19), en la Ciudad de México, México, el 11 de enero de 2021. (Foto: Carlos Jasso/ REUTERS )

Restauranteros del Valle de México han lanzado la campaña #AbrirOMorir a través de redes sociales con la que piden ser considerados como actividad esencial y advierten que abrirán sus puertas para dar servicio en mesa el próximo 11 de enero.

Por la mañana de este lunes, trabajadores y trabajadoras de la industria restaurantera se manifiestaron con un ‘cacerolazo’. Las empresas Sonora Grill, Grupo Fisher’s y La Cervecería de Barrio, entre otras, han impulsado las consignas #AbrirOMorir y #AbrimosOMorimos en redes sociales, con el fin de visibilizar el problema que enfrenta el sector por las restricciones para abrir.

Sonora Grill Group anunció a través de su cuenta en redes sociales este día que han decidido abrir sus puertas, debido a “la difícil situación a la que nos enfrentamos, como personas y como gremio”.

Recomendamos: ¿Por qué quebraron más de un millón de empresas en México? 

Apoyo del gobierno

El Gobierno de la Ciudad de México anunció que los restaurantes podrán acceder al descuento del impuesto sobre nómina que corresponde al mes de enero, como apoyo ante la situación económica de estos negocios ante el semáforo rojo por Covid-19.

Son 2,267 contribuyentes con 62,104 trabajadores quienes tendrán la posibilidad de este descuento, lo que equivale a una condonación de impuestos por alrededor de 20 millones de pesos.

El descuento se aplicará de forma automática a los contribuyentes con giro único o mixto de restaurante registrados en el padrón de nómina con esta actividad, cuando presenten su declaración de impuestos a más tardar el próximo 17 de febrero.

En respuesta la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, evitó declarar si se aplicarán sanciones e incluso clausuras a los restaurantes que decidan violar las restricciones del semáforo rojo, cuando sólo se les permite dar servicio de entrega a domicilio y para llevar.

“Sí pueden operar nuestros verificadores, pero creo que tiene que ser la ciudadanía también y los propios empresarios. Esperamos que no sea así y también la ciudadanía que sepa que no es momento para asistir a lugares cerrados”, dijo en videoconferencia de prensa al ser cuestionada sobre el tema.

Ante el reclamo sobre las restricciones aplicadas a los establecimientos formales que ha provocado una caída en sus ingresos mientras se ha permitido a los comerciantes en vía pública seguir trabajando, Sheinbaum afirmó que todos los sectores se han visto afectados.

“Con excepción del tema del 5 de enero no hubo romerías en diciembre, eso también representa una disminución de ingresos muy importante para el comercio no establecido. Quisiéramos no afectar a nadie, pero este es un tema de salud pública, de control de la pandemia para que podamos ofrecerle a todo aquel que enferme gravemente una cama”, sostuvo.

La jefa de Gobierno insistió en que es necesario la participación de todos los habitantes de la ciudad para disminuir los contagios de Covid-19 y las hospitalizaciones.

“Lo más importante es que podamos salir del semáforo rojo, ¿cómo podemos salir todos del semáforo rojo? pues actuando de manera responsable, empresarios y ciudadanos”, afirmó. (Shelma Navarrete / Expansión)