Los primeros humanos sabían adaptarse a los cambios medioambientales