Para qué sirve la inteligencia emocional y cómo no debes pensar con la ‘cabeza fría’