nuevos términos y condiciones de Whatsapp
Whatsapp anunció que a partir del 8 de feberero comienzan nuevas condiciones de uso. (Foto: iStock)

La fecha ya ha sido anunciada por WhatsApp. A partir del próximo 8 de febrero comenzarán sus nuevos términos y condiciones.

En caso de aceptarlos, los usuarios permitirían que esta aplicación de mensajería instantánea tenga acceso a sus mensajes de texto, contactos, registros de compras y ubicaciones geográficas.

Entonces, la aplicación podría transferir esta información privada a Facebook. Ambas empresas son propiedad de Mark Zuckerberg.

La vinculación entre compañías ha causado suspicacias, esto por la desconfianza de que datos personales sean compartidos con la famosa red social.

Los usuarios de WhatsApp que no estén de acuerdo con estos cambios después del segundo sábado de febrero, ya no podrán acceder a sus cuentas. Esto implica que, aunque los perfiles permanecerán inactivos, WhatsApp finalmente terminará eliminando las cuentas después de 120 días de inactividad.

Es clave destacar que esto ocurre después de que en marzo de 2019 Facebook diera a conocer su visión centrada en la privacidad, ligada a integrar WhatsApp, Instagram y Messenger para proporcionar una experiencia más convergente a los usuarios.

Te puede interesar: En otro ‘round’ en el Senado de EU, las big tech defienden imparcialidad política

Los datos personales son el verdadero negocio

“Algunas compañías que brindan servicios de mensajería instantánea ofrecen modelos de negocio supuestamente libres de pago o gratuitos, pero en realidad el pago o las ganancias se generan a través del consumo de la información personal de los clientes o los usuarios de estos programas o plataformas”, comenta en entrevista para Tec Review, Dmitry Bestuzhev, director del Equipo Global de Investigación y Análisis de Kaspersky Latam.

Es así como, de acuerdo con este experto, se pueden generar las ganancias, porque compartiendo datos como los hábitos, incluso prácticamente los pensamientos que puede tener la gente sobre lo que escribe, se genera la publicidad dirigida.

“Esta publicidad tiene una alta tasa de penetración de clic, del interés de compra y puede ser utilizada en realidad para cualquier fin comercial, e incluso compartida con terceros”, afirma Bestuzhev.

Cuando los usuarios eligen un programa de mensajería, según este especialista, no solamente deben fijarse si es seguro, sino también si es privado, es decir, si maneja la privacidad adecuadamente, no solamente la seguridad.

En este sentido, algunas personas han migrado a Telegram, plataforma conocida mundialmente por operar con mensajes cifrados que se autodestruyen, sin dejar una huella digital que luego pudiera ser utilizada con fines de lucro.

Sin embargo, la desventaja de esta app es que son pocos sus usuarios en el continente americano, lo cual se refleja hasta en el léxico popular. Normalmente se dice “mándame un WhatsApp” en referencia al envío de un mensaje, pero en las calles no suele escucharse que la gente diga “mándame un Telegram”.