primer pingüino mexicano
El nacimiento de este bello pingüino antártico es el resultado de cinco años de esfuerzos (Foto: cortesía de Acuario Inbursa)

Alex es el primer pingüino nacido en tierra mexicana. “La sensación de cargarlo y sentir sus suaves plumas es la misma que cargar a un peluche”, describe Víctor Hugo Sánchez Licia, director de acuarística de Grupo Ventura en el Acuario Inbursa.

El chilango nació en las primeras semanas de diciembre y se trata de un pingüino Gentoo, los huevos de esta especie tardan de 30 a 35 días en estar listos, después de que los tuvo la madre, y en romper el cascaron de dos a tres días.

“Alex es un pingüino muy fuerte, rompió muy bien el cascaron y desde el primer momento lo protegieron sus padres”, describe Víctor.

Este bello polluelo nació con un peso de 100 gramos. El equipo detrás de su nacimiento lo monitorea 24 horas al día. “Este bebé ya pesa 1.6 kilos, bastante grande. Alex va a llegar a pesar hasta ocho kilos”, explica.

Los pingüinos Gentoo son originarios de zonas polares y aunque no están en peligro de extinción, han sido muy afectados por el hombre. La especie a la que pertenece Alex vive de 25 a 27 años y puede medir hasta 90 centímetros. 

Alex es el primer pingüino nacido en México (Foto: cortesía de Acuario Inbursa)
Alex es el primer pingüino nacido en México (Foto: cortesía de Acuario Inbursa)

Recomendamos: Los mamíferos del mar y sus crías

Detrás de nacimiento de Alex

El nacimiento de Alex es el resultado de cinco años de esfuerzo del programa de reproducción del Acuario Inbursa. “Es un logro, un orgullo y queremos que este sentimiento de hacer algo por el medio ambiente se contagie en todos”, dice Sánchez.

Los papás de Alex son la cuarta generación nacida en cautiverio, son originarios de Japón y desde que llegaron a México un grupo muy nutrido de expertos se han esforzado por crear las condiciones óptimas para que se reproduzcan.

El equipo de acuarística de Inbursa tuvo que igualar las condiciones de la Antártida, los horarios de luz, la temperatura. Para la colonia de Alex, el agua se filtra 45 veces al día y el aire cada hora, ambos a una temperatura de seis grados. “Hubo que afinar las condiciones durante cinco años, hasta que le dimos al punto exacto”, agrega Sánchez.

El nombre del pequeño pingüino fue nombrado en honor a Alejandro Nasta, fundador del acuario Inbursa y este viernes ocho de enero a las tres de la tarde habrá un Facebook live para conocerlo de cerca y disfrutar de una experiencia única.

Un regalo de navidad

“Es un animal muy simpático, su llegada fue un regalo de navidad. Para todo el equipo representa un logro tras años de investigación, de capacitación con expertos de todo el mundo“, indica el director del equipo.

Alex es vigilado sin pausa todo el día ya que las plumas que tiene ahora no son aptas para nadar y si cae al agua podría ahogarse o sufrir daños en su salud. “En un mes ya tendrá las plumas aptas para nadar, crece muy rápido, ahora mismo ya corre detrás de Paty, quien es su veterinaria de cabecera, es como su mamá”, cuenta.

Este recién nacido tiene tres médicos veterinarios y tres entrenadores, quienes le enseñarán conductas que requerirá en su vida diaria, como mantenerse relajado.

“Somos padres primerizos, todo el equipo ha devorado libros acerca de pingüinos para saber cómo darle el mejor cuidado, cuidamos todo, desde cuántos gramos de alimento consume”, agrega el experto.

El nacimiento de Alex marca un hito importante en la conservación y los programas de protección en México. Se espera que ese polluelo inspire a la gente a proteger el maravilloso mundo marino.